Friday, December 21, 2007

¡¡FELICES FIESTAS!!

A todos los que pasen en estos días por mi blog les deseo que terminen bien el 2mil7 y empiecen mejor el año que comienza.

A los que están preparando vacaciones les propongo algo que siempre me dá buenos resultados. En esos días de disfrute y diversión deténganse en algún momento a reflexionar qué es lo que se permiten en vacaciones que hace que la pasen tan bien. Pero se trata de ir más allá de la obviedad de que "estamos de vacaciones". El intento es descubrir en qué fluimos con más facilidad, qué aflojamos de nosotros, a qué parte nuestra le damos vacaciones, cuáles son esos sectores de nuestro ser que por estar fuera de rutina y sin un rol determinado que cumplir, la pasan mejor y nos acercan a situaciones más encantadoras y felices.


Estoy convencida de que hay algo interno que también se toma vacaciones en esos días que nos vamos o nos salimos de rutina, y que si lo detectamos podemos intentar integrarlo más a todos los días del año, y si bien "no todos los días son navidad" (como decía el Picha), de repente logramos mayor bienestar en la vivencia cotidiana.

A todos los que estuvieron cerca y tuvieron buena onda, se los re agradezco. A los que me siguen y me dicen cosas lindas sepan que es muy estimulante recibir los mensajes.

A los que les sirve pasar por acá, les gusta, les interesa, les aporta algo, sepan que me alegra mucho, es uno de los sentidos más importantes de este blog.

A los que pasan y me tiran mala onda sepan que preferiría que no pasaran por aquí, gracias.


Le temo al viaje en auto con los dos niños y le agradezco a Ale que se haya copado con hacerlo porque espero con ansia el momento de ver a mis hijitos en la playa, preferentemente con sol y sino nublado como sea, pero todos juntos ante tanta inmensidad.

Como regalo de fin de año cito a Julia Cameron en su libro "El camino del artista" que recomiendo con énfasis a todo el que quiera conocerse más y seguir creciendo:

"Mi experiencia me dice que el universo apoya los proyectos valiosos, especialmente los que son alegres y expansivos. Pocas veces he concebido un proyecto interesante sin que surgieran los medios para realizarlo. Hay que comprender que el Qué debe estar antes del Cómo. Elige primero el qué hacer; habitualmente el cómo surge de por sí.


La vida es lo que hacemos de ella.

Todas las artes que practicamos son un aprendizaje. El gran arte es nuestra vida.

Desechando las cosas viejas que no sirven hacemos lugar para lo nuevo y útil.

Si le preguntas a un artista cómo llegó a ser lo que es, no describirá maniobras sino que hablará de una serie de golpes de suerte. Joseph Campbell los llama "la ayuda de un millar de manos invisibles". Yo los llamo sincronicidad y afirmo que se puede contar con ellos."

y me despido hasta el 2mil8 con entusiasmo y esperanza por seguir viendo cómo sigue y los invito a acompañarme en este vamos viendo alucinante que es la aventura de estar vivo.

buenos cierres


Me encanta la sensación de cerrar bien las cosas, fin de año es una época que sirve especialmente para eso y en eso estamos en estos días, que además se colman de cosas por hacer.

Está bueno terminar en buenos términos. Salís ganando. Hace crecer. Te deja con sensación limpita.

Ayer fue mi última sesión de terapia y fue enormemente emocionante, conmovida por todo lo que sucedió me fui llenísima, "se dice satisfecha" me diría mi abuela Ñata si me escuchara.

Más que satisfecha, feliz, plena, conmovida, inundada de amor y buenas cosas.

¡¡GRACIAS CARLOS POR TODO Y POR TANTO!!

Y ¡GRACIAS LUIS, SARA, LUZ, LUCIO Y ANA!

Thursday, December 13, 2007

¡qué belleza!

Hermosa la ronda de fin de año del jardín de mi hijo Andrés, me re conmueve ver a los nenes y nenas cantando, bailando, compartiendo, siendo, vibrando, tan chiquitos y tan expresivos, tan personas empezando a ser y ya tienen tanto, una maravilla, un momento muy feliz, disfrutable, hermoso.
Estas son las cosas que a mi me dan sentidos y alegrías, simples, directas. Las cosas como son.

A Brunito le encantó, creo que espera el momento de poder ser más protagonista. Será el año que viene cuando empiece salita de 2.

Wednesday, December 12, 2007

"La maternidad te cambia para toda la vida"


Del Capítulo 5 del libro "El cerebro femenino" de Louann Brizendine

EL CEREBRO DE MAMÁ

"La maternidad te cambia, porque transforma el cerebro de una mujer, estructural, funcional y en muchas formas, irreversiblemente.

Este cambio cerebral da origen a un cerebro motivado, siempre atento y decididamente protector, que obliga a la nueva madre a cambiar sus reacciones y prioridades en la vida. Se ligará con ese ser como no se ha ligado nunca con nadie. Las alternativas son la vida y la muerte.

En la sociedad moderna, en la que las mujeres no son sólo responsables de parir niños sino de sostenerlos económicamente, estos cambios en el cerebro crean el conflicto más profundo en la vida de una madre.

Cuanto más intensamente hagas algo, más células asigna el cerebro a dicha tarea, ...

La biología puede invadir circuitos a pesar de nuestras mejores intenciones y gran cantidad de mujeres experimentan los primeros síntomas del "cerebro maternal" mucho antes de concebir un hijo, especialmente si lo han estado intentando durante un tiempo. El "deseo del bebé" - el ansia profunda de tener un hijo - puede afectar a una mujer poco después de que haya acunado al recién nacido, suave y cálido, de otra.

El suave olor de la cabeza de un niño lleva feromonas que estimulan al cerebro femenino para que produzca la poderosa poción del amor - la oxitocina - creadora de una reacción química que induce al deseo de bebé.

El tacto de la piel de su bebé, el aspecto de los deditos de manos y pies, los breves llantos y gritos entrecortados quedan ya tatuados en el cerebro de la madre. En el plazo de horas o días, puede embargarla un abrumador afán de protección y se establece en ella la agresividad maternal. Su fuerza y resolución de cuidar a ese pequeño ser y de protegerlo se apoderan por completo de los circuitos cerebrales maternos. La madre siente que podría parar la marcha de un camión con su propio cuerpo para proteger al bebé. El cerebro se le ha modificado y junto con él la realidad. Tal es quizás el cambio de la realidad más importante que ocurre en la vida de una mujer.

Igual que un sistema global de actitud humana, los centros cerebrales de una madre para la vista, el sonido y el movimiento están orientados a monitorizar y seguir a su bebé. Esta vigilancia incrementada puede adquirir todas las formas posibles, dependiendo de la amenaza que una madre perciba contra la seguridad y estabilidad de su "nido". Incluso es algo normal el replanteamiento de las obligaciones del marido como proveedor.

Los circuitos cerebrales maternos cambian también en otros aspectos. Las madres pueden tener mejor memoria espacial que las que no han tenido hijos y pueden ser más flexibles, adaptables y valerosas. Tales son las habilidades y talentos que necesitarán para custodiar y proteger a sus bebés. Si han tenido por lo menos una camada, las hembras de rata, por ejemplo, son más atrevidas, muestran menos actividad en los centros del miedo de sus cerebros y se desempeñan mejor en las pruebas de laberintos porque tienen más memoria; además son cinco veces más eficientes para cazar presas. Estos cambios duran toda la vida, según han visto los investigadores. Las madres humanas pueden compartir estas experiencias. Semejante transformación es válida también incluso para madres adoptivas. En tanto permanezcas en contacto físico continuado con el niño, tu cerebro emitirá oxitocina y reformará los cirucitos necesarios par hacer y mantener el cerebro maternal.

La dopamina se incrementa en el cerebro maternal por el estrógeno y la oxitocina. Es el mismo circuito de recompensa disparado en un cerebro femenino por la comunicación íntima y el orgasmo.

Los crecientes vínculos incluyen los efectos de críar al niño dándole el pecho. La mayoría de las mujeres que amamantan a sus bebés reciben un beneficio extra: el estímulo regular de los más agradables aspectos del cerebro materno. En cierto estudio se dio a ratas madres la oportunidad de apretar una barra y obtener una pizca de cocaína o apretar otra barra y que un cachorro de rata viniera a chupar sus pezones. ¿Cuál creéis que preferían? Los chorros de oxitocina en el cerebro superaron siempre la toma de cocaína. Puedes imaginar en qué medida dar de mamar refuerza la conducta maternal; tenía que ser útil para garantizar la supervivencia de nuestra especie. Cuando un bebé coge el seno de la madre con sus manecitas y chupa el pezón, desencadena flujos explosivos de oxcitocina, dopamina y prolactina en el cerebro de la madre. Empieza a fluir la leche del seno. Al principio, todos aquellos tirones en tus pezones secos y sangrantes te pueden hacer pensar que será imposible superar otro día de tortura por culpa de la lactancia. Sin embargo, después de unas cuantas semanas - si no te has sentido arrastrada al harakiri - tendrás la capacidad de sosegar a tu bebé chillón y calmarte tú misma gracias a la lactancia. En el plazo de tres o cuatro semanas, la experiencia empieza a ser totalmente placentera; y no sólo porque el dolor haya cesado. Empiezas a esperar la hora de dar el pecho, a menos que estés tan corta de sueño que pases el día medio dormida. Pero en cierto momento de los pocos meses iniciales, podrás darte cuenta de que dar el pecho se ha vuelto fácil y de que lo disfrutas de verdad. Te baja la presión sanguínea, te sientes tranquila, relajada y te meces en olas de sentimientos de amor por tu bebé inspiradas por la oxitocina".


Bueno paro acá, pero la verdad es que podría seguir copiando partes de este texto porque siento que describe muy bien sensaciones y vivencias que tuve y que tengo en relación con la maternidad, pero se haría larguísimo el posteo y creo que ya dá perfectamente cuenta de lo que quiero compartir:

que la maternidad te cambia la vida para siempre,

que los límites y los amores se vuelven extremos,

que surge un conflicto eterno entre lo maternal y lo productivo que conviven en una mujer,

que los olorcitos de bebé son más poderosos y atractivos que el mejor perfume importado,

que la atención y los cuidados que una tiene como madre nadie los puede igualar,

que te surge una fuerza más intensa que cualquier fuerza que te pueda haber dado cualquier otra experiencia en la vida,

que ser madre es tener esa capacidad de adopción de los hijos más allá de que hayan salido o no de tu propio cuerpo,

que el lugar de la sexualidad cambia de plano en épocas de crianza,

que ser madre es una experiencia más alucinante y vertiginosa que cualquier droga que pudieras probar,

que darle la teta a los hijos es una experiencia superior y que no hay palabras que puedan describir la plenitud que se siente,


Monday, December 10, 2007

Estos días..

... me estoy preguntando:

¿qué sensaciones les generan los caramelos a los chicos que les gustan tanto?, ¿qué cosa tiene el azúcar, qué efecto químico que los vuelve tan entusiastas de las golosinas?,
Bruno me lleva a donde tengo la canastita de dulces y me señala con pasión para que le dé algo,

¿qué sentirá Andrés cada vez que se disfraza?, ¿qué les pasa a los niños cuando se ven hechos personaje, qué efecto, qué poder les otorgará verse en el traje de otro?

¿qué poder tiene el agua y los juegos que surgen gracias a ella que nos permite divertirnos como niños que fuimos y somos, y confundirnos entre nosotros, y que los chicos se entretengan más que con cualquier otro juego, y que nos deja tan relajados y agotados que nos hace dormir todos juntos las siestas más placenteras del año?

... hay cosas simples de la vida que no paran de sorprenderme:

que salir a caminar y perderse un poco en las sensaciones desordenadas que fluyen dentro de uno sea tan refrescante y revitalizador,

que hacer el amor en circunstancias amorosas pueda resultar tan sanador,

que cocinar incluso aunque hacerlo no te encante sea tan gratificante,

que ir tachando pendientes de la lista y llegar a fin de año con sensación de tarea cumplida dé tanta satisfacción,

que leer una buena novela permita sumergirse por un rato hondamente en otro mundo,

que escuchar música tenga tanto poder sobre el estado anímico,

que coser, remendar, tejer y bordar sea tan pero tan tan placentero.


... no logro resolver:

que los niños quieran irse a dormir sin resistencias,

encontrar un formato de cartera en la que llevar todo lo que necesito sin que se transforme en un bolso gigante y pesado,

relajarme si no comen todo lo sano y bien que yo quisiera,

sentir con más alivio que todos los días hay algo más que quisiera hacer y no llego a hacerlo como quisiera,

poder ver una película entera de un tirón,

aterrizar menos cansada al momento de estar solos,

que encontrar a alguien con quien dejarlos no me resulte tan difícil.


.... siento que es importante poder decir:

"este tiempo está siendo asi" y saber que todo pasa, sigue, cambia y somos capaces de acomodarnos a lo que la vida va trayendo,

o "estás re plomo" en lugar de "sos un plomo",

o "tiene unos días malhumoradísimos" en vez de "tiene un carácter de mierda",

o "estoy muy sensible" a "soy una desbordada hinchapelotas"


Dice Andrés Calamaro en un tema que me encanta: "y vamos a seguir empezando de nuevo... muchas veces...", y a mi me parece buenísimo, asi es como quiero vivir.




Hoy leía en "Cómo crear salud" de Chopra:

"La salud es el estado natural del hombre. La salud es un estado de bienestar perfecto, a nivel físico, mental y social. A esto se puede agregar el bienestar espiritual, un estado en el que la persona siente la alegría de vivir a cada momento, así como entusiasmo por la vida: una sensación de realización y una conciencia de armonía con el universo que la rodea. Es un estado en el cual uno se siente siempre jóven, siempre vivaz y siempre contento. Este bienestar no es sólo posible, sino que también es fácil de lograr. Este libro le enseñará cómo adquirir una salud perfecta y sentirse siempre jóven"

Optimista Deepak, no se me pasa que es un poco idealista la formulación, pero lo que más me pasa es sentir ganas de releer este libro que en su momento me hizo super bien, y lo otro que más siento es ganas de que un par de mis pacientes que en este momento lo están necesitando, también lo lean y lo reciban con amplitud y buena onda.


La semana pasada me creció la panza. Estoy en ese momento en el que realmente una se transforma, de más o menos venir safando con la ropa y con el cuerpo a ¡¡plup!! "tengo un panzón", que pesa más, que se hace notar mucho, que no permite que se use la ropa que hasta ahora seguía entrando, que genera comentarios si o si. Pasé a la categoría de re embarazada, panzona, gigante, que ya no cabe asi nomás en cualquier pollera o asiento o lugarcito que haya por ahí.
Ayer jugábamos a que yo era la ballena que si entraba a la piletita que pusimos en el patio desbordaba.
¡¡Y si eso es el embarazo: un desborde fenomenal!!

Tuesday, December 04, 2007

ser madre


"El nacimiento de una madre" es un libro buenísimo de Pascale Rosfelter.

Desde la primera vez que lo leí sentí que decía cosas con palabras justas para describir lo que estaba queriendo transmitir. De hecho el título dice mucho.


Es tan asi, cuando nace un hijo nace una madre, y asi como cada hijo es único y distinto, con cada hijo nace una madre única y distinta.


"Cualquiera sea la diversidad de las sociedades humanas y sus costumbres específicas, son siempre los "momentos culminantes de la vida" - nacimiento, pubertad, casamiento y muerte - los que originan los ritos y las ceremonias. Porque en todas partes y en todas las épocas, convertirse en padre es dejar de ser nada más que un niño nacido de sus padres. Se cambia de lugar en el orden de las generaciones y eso provoca inseguridad. Ningún ser humano escapa al vértigo de esta etapa de su vida en la que uno se convierte a su vez en padre de un ser todavía desocnocido, surgido de un acto amoroso. Y calquiera sea su cultura, los padres que testimonian en este libro evocan el vértigo de la toma de conciencia de su propia finitud, de su relatividad. Poner un niño en el mundo es un criterio de verdad.


Como la muerte, la irrupción de la vida trastorna al individuo que somos y a la idea que tenemos de nosotros mismos.


Porque en el fondo, recordémoslo, el único contrato que tenemos con respecto a nuestros hijos es el de poner a su disposición un período de nuestra propia vida, ese que ellos necesitan para llegar a su autonomía. Y para esto no hace falta ser un padre "perfecto"; conviene simplemente conducirse como un adulto responsable y, si es posible, justo.


los bebes dan nacimiento a sus padres..."

Wednesday, November 28, 2007

Tiempo de mujeres

Del libro de Mariam Alizade, "Tiempo de Mujeres":

La femineidad
La femineidad es un elemento psíquico, una propiedad que se transmite de generación en generación con ciertas características universales.

Todos los seres humanos poseen, en su psiquismo, aspectos femeninos y aspectos masculinos. Las dos posiciones básicas - masculina y femenina - son ejes fundamentales en el funcionamiento mental y ambas están presentes en distintas proporciones en hombres y mujeres, de la misma manera que todo ser humano posee hormonas masculinas y femeninas. La femineidad habita con el hombre y la masculinidad con la mujer. El ser humano se enriquece en el ejercicio de ambos componentes. Cuando la femineidad o la masculinidad se hipertrofian, los resultados son negativos: vulnerabilidad extrema para la femineidad y excesiva dominación para la masculinidad.


La femineidad y la masculinidad son formas de sentir, de actuar, de pensar. La armonía mental requiere que la mujer, por femenina que sea, también ejercite cierta masculinidad, así como el hombre cierta femineidad.


La femineidad se asocia con el aspecto maternal de una mujer y con su capacidad de espera. Está vinculada al "ser", al "estar ahí", presente, dispuesta, firme. En la femineidad reside un enorme poder, una enorme influencia. Es un poder no convencional, muy lejos de la idea común de poder económico o social. Es un poder de un orden diferente: poder de transformar, de convertir lo negativo en positivo, de crear.

Las mujeres en pleno florecimiento de la femineidad son delicadas, mansas, creativamente activas, y requieren cuidados para expandirse y ejercer el natural potencial de dar, engendrar, ofrecer.

El deseo de agradar, de "procurar felicidad al semajante", sobre todo si se trata de un ser amado, ocupa un plano principal. Orgullosas, las mujeres hacen "donación de si" por amor a... Este movimiento, esencialmente femenino, es engendrador de vida en su más sublime sentido. Las mujeres se expanden hacia la vida, hacia los otros.

Es importante que los hombres también ejerzan cierta femineidad, sin temor a femineizarse, y ofrenden a las mujeres ternura, atenciones, fidelidad.

Cuando un hombre ignora (por infantil, por miedoso) el tesoro de la femineidad de su pareja, esta ignorancia le impide cultivar el jardín del buen amor. Lo mismo sucede cuando una mujer rechaza su femineidad. Compite entonces con su hombre, lo maltrata, lo menosprecia. El combate entre el hombre y la mujer inhibe todo posible movimiento de amor y recíproco cuidado.

La magia aflora cuando una mujer femenina con buen manejo de su parte masculina se alía a un hombre masculino que acepta su parte femenina: entramos en el campo del equilibrio y en los territorios más propicios al desarrollo de vivencias de plenitud.

La vida, en su enorme despliegue y en su vastedad, admite fenómenos difíciles de entender. La tarea humana positiva consiste en paliar, acompañar, prevenir, y no en condenar o castigar innecesariamente. Antes que hombres o mujeres, se es un ser humano. Esta condición existencial debiera ocupar un lugar principal para hacer valer el universal derecho humano al respeto. Este respeto acepta las formas sexuales, muchas veces complicadas, que una persona adopta en su vida íntima erótica, siempre y cuando no se dañe a un semajeante, y se sostenga el nivel ético en la cotidianidad de la vida.


El cuerpo femenino.

El cuerpo de mujer es un cuerpo misterioso. Cuando el vientre se abulta, al cabo de un tiempo emerge de entre las piernas un nuevo ser. En los albores de la civilización, no se conocía la relación entre maternidad y fecundación. Todo era misterio. Este misterio quedó adherido al sexo femenino: la conmoción del parto, los dolores, la sangra periódica, la lactancia, los flujos, los abortos, las muertes de los fetos y de las madres parturientas convertían a cada mujer en el escenario de sucesos trascendentes, impactantes, incomprensibles. Vida y muerte se entrelazaban sobre los cuerpos de las mujeres.


La maternidad fue ensalzada como función, la gran madre poderosa ocupó un lugar de influencia en la familia.


En cambio, la mujer madre común cotidiana, el ama de casa, la criadora de niños fueron desacreditadas. En esta oscilación entre lo grandioso y lo desprecible, la mujer no lograba un lugar social equilibrado.


El cuerpo de mujer contrasta con el masculino: entero, musculoso, fuerte, con un órgano viril potente que entra en erección. Cuerpo que no se dobla ni desdobla en el trabajo de gestar a un niño, cuerpo unificado, penetrante. El llamado "sexo fuerte" posee, domina, triunfa. El imaginario social suele vender esta imagen.


El cuerpo humano no es mera biología ni fisiología: la civilización, los siglos de cultura envuelven a ese primer cuerpo en capas de emociones, sensaciones, afectos, sentimientos, erotismo, palabras, valores sociales, valores éticos. La vulnerabilidad del recién nacido, su receptividad y entrega se parecen a "lo femenino": fragilidad, dependencia de, pasividad... Forzando los conceptos, se puede decir que todos nacemos en femenino y que la masculinidad es una adquisición posterior.


El recién nacido recibe una serie de envolturas de calor, ternura, murmullos, caricias, sensaciones varias. Inmerso en ese campo de corporeidades tanto positivas como negativas (no todo es siempre amor y tibieza en los inicios de la vida de un bebé), su cuerpo se va desarrollando."


A Mariam Alizade la conocí en la época que hacía mi formación psicoanalítica, es una mujer muy piola, abierta, inteligente. Este libro es re interesante. Otro buenísimo de ella es "Lo positivo en psicoanálisis".

algunos cierres

La semana pasada fue la presentación del libro "Hijos sin dios", estuvo re linda, mucha gente querida, amigos, familia, acompañantes de vida,

hubo alegría, reflexión, buenas ondas, paz y amor,

Gracias a todos....

(Los que nos acompañan en la foto son Julián Gallo y Andrea Majul, quienes amorosamente hablaron de nuestro libro)

Anoche me sentía muuy cansada y abatida, tuve dos situaciones difíciles con los chicos, uno se sintió perdido en la plaza y se angustió un montón, el otro se dió un golpazo en la cabeza y lloró tanto que me impresionó. Cuando ellos se durmieron me acosté en mi cama y me puse a mirar un poco el libro, me hizo bien releer el capítulo de cierre que escribí. Pensé en mi blog medio abandonado y se me ocurrió que sería lindo copiarlo acá, donde elaboro y comparto tantas cosas.

Después llegó Ale, me hizo una comidita y me fuí a dormir, "mañana será otro día" decía mi abuela los días difíciles y asi es, hoy no es ayer y acá estoy con ellos dando vueltas mientras intento escribir un poco.


Estos tiempos de fin de año nos agarran a todos cansados y son exigentes en general, con cierres, compromisos, despedidas, balances y demás. También son luminosos, con aires de expectativa por el descanso que se viene, el corte de rutinas, las ansias de nuevos comienzos. Me encantan las épocas de fiestas, tiempos libres y deseos renovados.

Volviendo al libro, copio el capítulo:

Cierre de Ximena

Propuesta Final: Un desafío con intención

A todas las parejas que ahora son madres y padres entregados al arte de criar hijos en libertad, dándoles el lugar de personas sabias y sensibles desde el primer momento, con todas las exigencias que esto trae, quiero proponerles que pongamos la intención en no perdernos como parejas amorosas y amantes. Esto también es parte de lo que queremos transmitirles a nuestros hijos, enseñémosles a defender los amores sobre todas las cosas.

Con la llegada de los hijos la desestructuración que sufrimos las parejas es enorme. Se corren grandes riesgos de dejar en el camino lo que hizo que llegáramos a querer armar una familia. Hay que pensarlo casi como un trabajo más: tenemos que cuidar nuestras parejas, armar estrategias y pedir ayudas para no quedar estancados en una relación gastada por los nuevos requerimientos que los chiCos traen.

Otra cosa: es fundamental prepararse para recibir a los hijos cuando están en camino. Los trabajos de reflexión y preparación física durante el embarazo son muy contenedores en esos momentos de tanta expectativa.

El tiempo del puerperio nos sumerge en una dimensión intensa y desconocida, nos desorganiza el sistema de vida que teníamos hasta ahora lo cual asusta, intranquiliza y muchas veces se hace difícil de transitar.

Las épocas de crianza requieren preparación, reflexión, lecturas, posibilidades de compartir las experiencias propias con las de otros, es decir, espacios de elaboración de todo lo que surge y sucede con la llegada de los hijos. La calidad de vida que se logra estando más capacitado para atravesar ciertas vivencias es mucho mayor que la que se tiene creyendo que podemos ser eficientes, comprensivos, amorosos y tolerantes porque asi debe ser o porque creemos que la espontaneidad es suficiente. No lo es. Es necesario darse cuenta de que no sabemos ser padres y madres, que lo vamos aprendiendo en la medida que lo experimentamos, que es lógico que nos desbordemos, nos angustiemos, enojemos y pelemos, ya que estamos creando la obra más importante de nuestras vidas: en esos momentos las pasiones se desatan y pueden generar potentes terremotos. Procesar, pensar, entender, conectarse y elaborar todo lo que trae el nacimiento y crecimiento de los hijos puede hacer de la crianza una experiencia expansiva alucinante.

Es un desafío de nuestra época ser padres y madres conectados sensualmente con la vida, con el presente, con las pequeñas cosas que nos dan sentido, y enseñarles a nuestros hijos a vivir en esta frecuencia. Es lo que nos va a permitir evolucionar como sociedad y construir un mundo mejor, en el que todos seamos responsables de nosotros mismos y capaces de defender como valor principal el amor guiándonos en cada decisión que tomemos.

Cierro este libro con la satisfacción que da la sensación de proyecto cumplido. Con el sueño hecho realidad de haber escrito un libro juntos, con Alejandro, y que la experiencia haya sido tan enriquecedora. Con el bienestar y la tranquilidad que siento frente a las preguntas e inquietudes de mi hijo Andrés en pleno despliegue de sus primeros cuestionamientos existenciales, muchos potenciados por el nacimiento de su hermano Bruno. Me encuentro feliz de poder acompañar a mis hijos en estos procesos sintiéndome interesada, preparada y deseosa de recibirlos, otro sueño hecho realidad.

La escritura de este libro me trajo muchas cosas buenas, lo termino conmovida, agradecida a la vida y haciendo todo lo posible por no perderme ni un poquito del disfrute que trae. Estoy muy entusiasmada con el universo que se me abrió a partir de la llegada de mis hijos a este mundo, en el que encontré el sentido existencial que siempre busqué, un sentido que surgió al ver a los chicos como el material precioso que son. Encuentro una misión en trabajar para que muchos puedan registrar cuánto tenemos en nuestras manos cuando criamos hijos, qué responsabilidad asumimos si lo tomamos como la gran tarea que es. Siento el deseo de ayudar y acompañar a padres y madres en tiempos tan intensos y trascendentales, me interesa aportar desde este comienzo el cambio social que siento que estamos necesitando: personas adultas amorosas, a cargo de si mismas, en sintonía con sus emociones y a favor de la vida tal cual es.

Tuesday, November 20, 2007

El bebito nadando en mi panza

Estoy encantada con el cuadradito que logré añadir a mi blog, ese que muestra el desarrollo del bebito en la panza y te dice cuántas semanas y días hace que ya está creciendo, o que le faltan para nacer. Me lo copié de varias madres bloggeras embarazadas que lo tienen en sus blogs, tardé un montón en lograr ponerlo como corresponde en el mío, pero al fin pude y estoy chocha.

Es una representación perfecta de mi sensación actual, la vida cotidiana avanza, todo sigue como va siendo, y junto con ella la presencia cercana y permanente de ese sercito que se está incorporando en nuestras vidas, sobretodo y principalmente en la mia.

Ese bebito "nadando en la bolsita" que tan bien se ve en el cuadrado es el que habita mi cuerpo.

Creo que me gusta tanto el estado de embarazo porque es un tiempo en el que el cuerpo predomina, se hace sentir con toda la fuerza, cobra un lugar principal. Una se siente puro cuerpo, sensaciones muy animales, cambios salvajes permanentes, 9 meses de pura y vertiginosa acción, me encanta...

y muchas otras cosas pasan a segundo plano.

Dice Clarissa Pinkola Estes en su poderoso libro de contacto directo con lo femenino:

"El cuerpo es como la tierra. Es una tierra en sí mismo.

El pecho en todas sus formas desarrolla la función de sentir y alimentar. ¿Alimenta? ¿Siente? Es un buen pecho.

Las caderas son anchas y con razón, pues llevan dentro una satinada cuna de marfil para la nueva vida. Las caderas de una mujer son batangas para el cuerpo superior y el inferior; son pórticos, son un mullido cojín, asideros del amor, un lugar detrás del cual se pueden esconder los niños.

Lo importante desde el punto de vista salvaje es si el cuerpo siente, si tiene una buena conexión con el placer, con el corazón, con el alma, con lo salvaje. ¿Es feliz y está alegre? ¿Puede moverse a su manera, bailar, menearse, oscilar, empujar? Es lo único que importa".


Hoy lo vimos a Felix en la eco, ¡¡impresionante!!, cada vez que hacemos una eco nos maravillamos de la posibilidad que nos dá vivir en esta época, verlos asi desde tan chiquititos es hermoso, conmovedor, un regalo de la vida.

Monday, November 19, 2007

Soy una mamá canguro

Me siento una mamá canguro, últimamente voy con ellos a todos lados, estoy con menos ayuda extra y más complicada que nunca en ese sentido. Me preocupo, me angustio, cancelo cosas, cambio horarios, dejo mucho por hacer y estoy con los chicos, y estoy con los chicos, y estoy con los chicos. Extenuada y feliz. Agotada porque me canso y no tengo tiempo de hacer mis cosas, y contenta porque el contacto se vuelve muy fluído, muy íntimo y cercano. Mucho más que cuando entro y salgo, trabajo, vuelvo y estoy un rato y hacemos algo y me voy y trabajo otro rato y vuelvo... y asi. Esto de estar con ellos sin parar es bastante exigente pero está muy bueno.

Cómo manejar nuestros tiempos y dedicaciones es todo un tema de mujeres madres, mujeres que tenemos mucha vida propia, que hacemos cosas, que nuestros intereses son demasiados y siempre estamos buscando y encontrando más, pero/y también tenemos hijos y los críamos de cerca y nos sentimos canguras con bolsitas en las que nos caben todas nuestras crías, y disfrutamos de los detalles y hasta del cansancio de la rutina de los niños pequeños.

Con los más chiquitos es empezar y volver a empezar mil veces, tienen un tiempo circular y les encanta ser acompañados en eso. Me pasa con Brunito que es capáz de proponerme jugar a que esconde su chupete en mi remera tantas veces, y que lo encuentra y lo hace desaparecer y lo vuelve a encontrar y en cada aparición se le ilumina la cara como a un solcito de pleno verano.

Con los más grandecitos es querer responder a las ocurrencias y descubrimientos permanentes y ver cómo disfrutan cuando nos ponemos a su altura y los seguimos en sus vicisitudes de cuestionamientos, imaginación y juegos que no se terminan nunca. Asi es como Andi no para de querer jugar a que contamos cuentos, uno empieza y el otro sigue y pasamos por las más diversas situaciones y es feliz cuando inventa y yo me río y el cuento va para donde él quiere.

¿Cómo hacemos las mujeres que queremos ser madres protagonistas en la crianza de nuestros hijos?, ¿qué inventamos, qué dejamos, con qué nos quedamos?, ¿cuánto podemos decidir, en qué momentos?, ¿elegimos, qué ganamos, qué perdemos?, ¿quedamos absorvidas por la situación sin poder reflexionar?, ¿disfrutamos, padecemos?, ¿nos resignamos y ahí vamos juntando nuestros pedacitos?, ¿vivimos el desafío permanente intentando encontrar soluciones cada vez más satisfactorias para todos?, ¿nos frustramos y nos angustiamos?, ¿un poco de todo como en la vida misma?

Lo cierto es que estos días me doy mucho cuenta de que es muy distinto tener niños mayores de 4 años que bebitos o deambuladores. Con un chico que ya habla claramente, sabe expresar sus necesidades, tiene conciencia de que el otro es otro, puede entender que muchas veces hay que esperar, se logran hacer muchísisimas cosas e incluso se disfrutan, cosas que ni por casualidad son posibles con bebitos de uno o dos añitos, ni con los rebeldes e impulsivos de alrededor de los 3. Hablo en términos generales, obvio.

Sirve para pensar que el tiempo más exigente dura muy poco, y que si incorporamos esta dimensión tal vez las renuncias y las entregas que requieren los inicios de crianza no sean tantas en realidad, sobretodo si consideramos lo valiosos que son estos primeros años de contactos y vínculos satisfactorios.


Entre otras cosas, ni yo sabía que me podía poner a cocinar formitas de filet de merluza caseras a las 11.30 hrs. de la noche y disfrutarlo, y sí. Y me voy sorprendiendo con cosas y cositas de esta cotidianeidad que está siendo asi sin haberlo decidido concientemente.

Claro mis compromisos profesionales se están viendo más que amenazados, pero por suerte hay abuelos que me pueden ayudar y que en los casos de urgente necesidad dicen "presente" a full.

Mañana es la presentación del libro con lo cual hoy me hicieron un par de entrevistas telefónicas, en una de ellas Bruno aprovechó para subirse a la mesa y tirarse un yogurt entero encima, en la otra ambos saltaron ininterrumpidamente en mi cama hasta que el llanto por un gran golpe que se dieron detuvo el juego y la entrevista, pero ahí vamos...

Tuesday, November 13, 2007

De todo un poco

Me encanta leer cada tanto alguna página de esas que dicen qué va pasando con el bebe en la panza de la mamá semana a semana.
Con Andi seguía más de una y las leía más de una vez por semana, me sabía de memoria los cambios y adquisiciones del feto asi como los cambios esperables en el cuerpo de la madre. Con Bruno aunque sea una vez pero seguro todas las semanas las miraba. Con Felix cada tanto tanto espío algo sobre embarazo y vida fetal. Hoy entré y dice asi:


Semana 20:

Bebé: se succiona el pulgar. Mueve vigorosamente los brazos y piernas. Se desarrollan en el cerebro las áreas de los sentidos (gusto, olfato, oído, visión, tacto). Crece en forma más lenta. Tu bebé mide 20,3 cm y pesa 350 gr.

Mamá: se extiende el saco amniótico hacia afuera y se llena la cavidad uterina. Todo el útero crece y tu abdomen se ensancha cada vez más.

Sugerencias: para evitar la aparición de várices caminá frecuentemente.

Y así es, el bebito de la panza empieza a hacerse sentir y cada día lo logra un poco más.
Si hay una sensación maravillosa en esta vida es la del bebe moviéndose en la panza, me encanta, pero me encanta mucho, me inunda de amor y de alegría, me ilumina la vida, no puedo creer que exista un fenómeno asi, y juro que no exagero. Es una sensación tan animal, tan directa, tan poderosa, es como dice la canción de Luis Alberto, es sentir tener "el mundo entre las manos".

Claro que con Félix es tan distinto todo, tenerlo a Bruno tan chiquito me hace estar muy apegada a él todavía, y este embarazo se me hace más exigente de llevar, Bruno todavía necesita mucho upa, subir, bajar, cambios de pañal, juegos de bebe y la panza crece y pesa. Pero de repente estoy en otra y siento al pececito en mi panza y me alucina y nada me parece tan difícil cuando contacto con este poder que tenemos las madres de dar amor, tanta capacidad para alojar y sostener y entregar.

Y para los que me dicen que tengo una actitud infantil frente a los fenómenos que describo como tan maravillosos, aclaro: no digo que sea fácil, ni que no sea agotador y a veces angustiante sentir todo lo que entregamos en la tarea de criar hijos, no se me pasa que es muy exigente y genera conflictos y hay pérdidas y sensaciones ambivalentes. Y también me quejo y me canso y a veces lloro y no sé cómo seguir.

Pero sí me pasa que lo que predomina en mi es sentir la grandeza de la vida desplegándose alrededor nuestro y que ver crecer a los chicos supera cualquier dificultad, como ahora que Felicito se mueve en mi panza, y Bruni juega cerca mio mientras yo escribo, y Andi se fue feliz al jardín con su papá que lo lleva enamorado, y me parece que la vida es perfecta.

Hacía poco que nos conocíamos, fue en Octubre del 96, Ale escribía unas columnas buenísimas para la Revista La Maga, hoy y muchas veces me acuerdo de una que especialmente me enamoró, ahí vá:

¿Te parece poco?

Sí, pasamos, y nos vamos, y no hay otra vida, ni reencarnación, ni pertenecemos a ningún signo zodiacal que nos ampare o explique, y no quedará nada de nosotros, ni una sombra, ni una huella, tal vez un efecto sobre otros, pero ese efecto será parte de ellos y no una manifestación nuestra, porque aunque alguien nos recuerde no estaremos y su dolor al extrañarnos nada tendrá que ver con nuestra existencia agotada.


Pasamos y ya está, no hay nada más allá de estos tres días en los que con suerte estamos juntos y nos conocemos un poco, y llegamos en algunos casos a querernos con una fuerza y una decisión que hace que nos parezca inmerecido ese final absoluto, total, sin apelación posible, pero es así, y no querer verlo es actuar de mala fe, es engañarse, es mentirse, es cobardía, es falsedad, es ser todavía un niño que niega que los aspectos duros de la existencia sean plenamente reales.

Pero lo son, y nadie nos preguntó nada, nadie nos consultó, como tampoco se nos consulta para preguntarnos si queremos desear una cosa u otra -simplemente la deseamos-, ni para preguntarnos si queremos enamorarnos de tal persona o de tal otra -simple, complejamente, nos enamoramos y ya está-, ni para saber si nos parece bien o no que existan las cosas que no queremos aceptar, el hambre, la injusticia, el abuso del poder, la mezquindad, porque todas esas cosas son partes irremplazables de la existencia y nada ni nadie, ninguna actitud, ningún esfuerzo, podrán eliminarlas, ni hacerlas retroceder ni aplacarlas, porque el movimiento de la realidad de la vida es básicamente un caos que no oye razones, y la razón una mera cataplasma posterior, aplicada por la voluntad o la negación pero nunca factible de ser sostenida al punto de eliminar el movimiento de la vida que sigue su propio impulso y no nos consulta.

El principal obstáculo para que algo similar a la filosofía pueda desarrollarse en nosotros es nuestra propia incapacidad para ver la verdad de las cosas. La idea de que la realidad debe ser corregida no es como suele creerse una oportunidad de producir experiencias interesantes sino en primer lugar una justificación para sostener un sinnúmero de falsedades, y en segundo lugar una forma de esquivar el trabajo de reconocer la realidad posible y participar en ella. No nos engañemos, sepamos pensar, avancemos, inventemos en la medida de lo posible, cosas reales, que tengan que ver con querer esta vida que se nos ofrece y no estén siempre basadas en un rechazo supuestamente fructífero pero en los hechos miserable e impotente.

Y para esto, mal que nos pese, es necesario aceptar lo que aceptar no querríamos, conocer el movimiento que está destinado a borrarnos y a hacernos padecer, que es el mismo sobre el cual es necesario montarse si realmente queremos producir esas cosas que decimos querer producir, porque todo hacer y querer es parte de esa violencia creadora fundamental de la vida y no consecuencias de un rechazo indignado.


¿Entonces no hay nada más que esta existencia desordenada, caótica, tan involucrada con el mal, indiferente? No, no hay, ¿te parece poco? ¿Necesitás algo más? ¿Esperabas a alguien
? A ningún amparo puede apelarse.

Revista La Maga, 1996.

Monday, November 05, 2007

preguntas

¿Por qué algunas madres y padres están tan apurados en sacarles pronto los pañales a sus hijos?

El control de esfínteres les corresponde a ellos, es un control que no nos pertenece a los adultos, los chicos solitos lo deciden y nos piden ayuda cuando están preparados y listos para ir al baño y es en ese momento cuando seguro desearán hacerlo.

Puede tener malas consecuencias exigirles que controlen precozmente si todavía no están maduros para hacerlo, en cambio esperando el momento adecuado seguramente será una adquisición bien lograda para toda la vida.

¿Por qué esa tendencia a querer que los chicos crezcan pronto y se comporten como grandes antes de tiempo, antes de poder hacerlo naturalmente, antes de haberse cansado de ser niños?.

Claro los pequeños dan trabajo, es una exigencia atroz, hasta que logran entender peligros, incorporar modales, esperar tiempos, reconocer momentos, ¡qué niveles de demanda!


Pero qué pena que dan los niños adaptaditos, que dicen lo que hay que decir, que saben esperar cuando todavía no entienden de horarios y se duermen de aburrimiento, y tienen los ojitos apagados.


Cuando no paran de correr y de tocar todo, de subir, bajar, hacer ruido, pedir, probar, investigar, saltar, nos dejan agotados, pero basta que tengan una liñita de fiebre y estén un poquito decaídos para que querramos con toda el alma que les vuelva ese espíritu imparable y curioso que los caracteriza.

Brunito está en esa etapa más que demandante en la que todo es un desafío, un descubrimiento, una aventura, un deseo a cumplirse al instante.

Él vé diversión en los mismos lugares en los que nosotros sentimos peligros, prohibiciones, riesgos desmedidos, límites inevitables.

Andi no para de elaborar y preguntar acerca de la muerte, muy movilizado por el tema nos comenta y nos cuestiona todo lo que al respecto se le cruza por su cabecita, a veces angustiado, a veces preocupado, otras veces naturalmente reflexivo.

El otro día mientras se lavaba los dientes le comenté que su cepillo de dientes estaba deteriorado, que lo ibamos a tener que tirar y comprar otro. Me preguntó qué quería decir "deteriorado", le expliqué que no servía más, que ya no cumplía bien su función con los pelitos desgastados y abiertos, entonces él muy tranquilo me dijo "¿mami, es decir como murir?".

¿Hay algo más vital y que le dé más sentido a la vida que vivir cerca de niños pequeños?

Friday, November 02, 2007

LOS NIÑOS Y LOS LÍMITES

Un tema importante, que genera preocupación, conflictos, discusiones, ambivalencias y dificultades en la crianza de los niños es el de “los límites”.

¿Cómo mostrarles los límites a los chicos?, ¿los límites se enseñan, hay que imponerlos, la realidad los impone más allá de nosotros?, ¿los límites se van construyendo a partir de una suma de situaciones que los van marcando?, ¿somos los padres absolutamente responsables de que nuestros hijos encuentren los límites adecuados en el momento necesario?, ¿cómo les señalamos los límites sin ser arbitrarios, sin hacer abuso de nuestro poder de adultos?, ¿los límites se ponen y ya está?, ¿ciertos límites son asi porque si y otros merecen explicaciones?.

Estoy convencida de que puede tener tan malas consecuencias no lograr mostrarles los límites correspondientes a tiempo, como ponérselos excesiva y arbitrariamente. Una vez más la crianza nos convoca a practicar la artesanía de buscar y encontrar las formas y los equilibrios justos.

Me gusta más hablar de señalar, mostrar y construír límites, que de poner o marcar límites.

Hay momentos en el desarrollo infantil en los que es bueno que no se reconozcan límites, asi como llega el tiempo en el que es necesario que los tengan incorporados. Es un pasaje que hay que hacer desde la sensación de omnipotencia ilimitada del bebito cuando nace, al reconocimiento de la realidad del niño que ya tiene la estructura psíquica para reconocer las limitaciones de la vida. En este tránsito de un estado a otro hay distintas y varias opciones, formas, tiempos, posibilidades, reconocimientos que habrá que ir haciendo en la medida en que los chicos van creciendo y accediendo a la posibilidad y a la necesidad de encontrarse con esos límites.

Es un desafío para los padres: cómo acompañar correctamente y con amor a nuestros hijos en este camino de reconocimiento de la realidad del mundo en el que vivimos.


Ser concientes de la dificultad que también para los adultos conlleva el encuentro de los propios límites puede ayudarnos a reflexionar e iluminar zonas oscuras. Estamos a cargo de algo que muchas veces no manejamos tampoco del todo bien con nuestras propias limitaciones, no es tan fácil tener claridad, convicción y dominio de nuestra necesidad de límites, por carencia o por exceso. Hay que tener mucho cuidado en el manejo que hacemos con nuestros hijos, tanto con la puesta como con la falta de límites.

Sirve pensar la incorporación de límites como una adquisición que los chicos irán haciendo con nuestra ayuda. Los padres somos responsables de guiarlos en este camino de reconocimiento.

Límite es extremo, raya, línea, marca, tope, comienzo o final de algo, decisión, elección, pérdida y encuentro, frontera, realidad.

Estos días estuve releyendo un libro que me ayudó a pensar este tema, cito:

“Cuando las “personas grandes” no inscriben a las “personitas” en el mundo tal como es – es decir, a veces frustrante y difícil de conquistar -, ¿cómo el niño no va a tener el sentimiento de ser el demiurgo que hace girar a su alrededor al mundo y a los adultos?


Imposible para el niño medirse con las cosas, porque ilusoriamente todo se pliega por anticipado a su antojo. ¡Cuando el mundo lo toma por dios, el niño se aburre! El mundo lo priva del descubrimiento de sentirse pequeño y de la alegría de jugar al mago.

Si nada se le resiste, ¿con quién identificarse? ¿Cómo diferenciarse del mundo si el mundo no se diferencia de él? Esta situación, mientras dura, demuestra ser poco estructurante. Poseer ilusoriamente las claves de los adultos y del mundo significa no medirse nunca con algo más competente que uno, no intentar nunca desear y realizar algo como el otro o claramente mejor, o de otra manera; emprender, equivocarse, reintentar, fracasar y luego tener éxito. Aprender a desear, actuar, hacer y deshacer, y ocupar un lugar en el mundo.

Si el mundo nunca ofrece al menos un poco de resistencia al niño, y el prójimo siempre le baila al compás, o bien le impone el abominable apremio de un acuerdo absoluto, entonces el mundo ya no existe. Todas las cóleras del niño significan, a sus ojos – como a los ojos del bebe que fue – que él tiene el poder absoluto de destruir el mundo, dado que tiene el de crearlo.


Encerrado en la ilusión infantil de manipular a los adultos como si fueran títeres, al niño le cuesta tornarse autónomo en su propia existencia. Todopoderoso para crear el mundo, es al mismo tiempo impotente para descubrirlo y actuar sobre él, para crecer e inscribirse en él.

Porque crecer, para los niños, pasa precisamente por descubrir que el mundo no gira al compás de sus afectos ni según su mero deseo y carpricho, ¡salvo en sus juegos!

No siempre es tan sencillo aceptar las rabietas, la desobediencia y los desbordes de los niños.
Si bien la impotencia es a veces penosa para el niño, que se siente un mago y no le gusta que el mundo se le resista, no por ello deja de ser el más poderoso motor para dominar el mundo, apoderaerse de las cosas y medirse concretamente con ellas. Jugar es medirse y probarse, y es también descubrir cómo hacerlo.


El juego con el oso, con los compañeros de la guardería, los conflictos y las identificaciones con los más chicos y con los más grandes que él, las fricciones con el hermano mayor y las paradojas de los padres, son las múltiples materias primas de la construcción del niño. Y el juego, actividad principal de la vida cotidiana de los más pequeños, metamorfosea todo esto. Es el eslabón lúdico entre la realidad y la imaginación, entre el mundo y él: el espacio de la construcción de sí en el mundo."


El libro es “El Oso y el Lobo” de Pascale Rosfelter, Ed de la Flor.

Wednesday, October 31, 2007

Nuestro libro

HIJOS SIN DIOS

Es un diálogo entre nosotros, cómo fuimos pensando, sintiendo y trabajando el tema del ateísmo en la crianza de los hijos.

Salió bien, se lee fácil, es ameno, coloquial, estamos muy contentos.

Es un sueño hecho realidad, escribir un libro juntos. Desde el principio nos unió el ejercicio y la práctica de pensar juntos, darle vueltas a las ideas, compartir y comentar lecturas, leernos el uno al otro, entusiasmarnos con temas, desarrollos..., esas cosas.

Ya está listo, terminado y a punto de aparecer en las librerías.

Ya tiene fecha e invitación de presentación abierta a todos los que nos quieran acompañar.

Ya lo presentamos en un desayuno a vendedores de libros, y ya tuve anoche una primera entrevista por radio.


los espero y espero que les guste o sino que aporte algo a la comunidad.

Monday, October 29, 2007

Winnicott, el bebe, el rostro de la madre y la psicoterapia

A Winnicott lo conocí siendo estudiante de psicología, desde el primer momento leyendo sus textos percibí su sensibilidad especial, la capacidad de empatía que lo distinguía de otros autores, su creatividad y su estilo jugado. Me hice medio fan suyo y lo tengo como un psicoterapeuta ejemplar.

Él fue pediatra, y a pesar de que no tuvo hijos (qué lástima), su comprensión de la infancia y de los vínculos madres - hijos - padres - ambientes - necesidades afectivas fue enorme.

Sigo aprendiendo cada vez que lo leo y me siento contenida y abrazada por sus palabras, me hace muy bien tenerlo cerca en estos tiempos de ser mamá y psicoterapeuta. Como madre porque me veo reflejada en sus descripciones, y como psicoterapeuta porque desde su perspectiva aprendí a captar la parte bebe y niño que quienes consultan traen, y que es fundamental que pueda aparecer en las terapias para que estas ayuden a crecer.

Quiero compartir unas partes de un capítulo llamado "Papel de espejo de la madre y la familia en el desarrollo del niño" de su excelente libro REALIDAD Y JUEGO:

"En el desarrollo emocional individual el precursor del espejo es el rostro de la madre.

¿Qué ve el bebé cuando mira el rostro de la madre? Yo sugiero que por lo general se ve a sí mismo. En otras palabras, la madre lo mira y lo que ella parece se relaciona con lo que ve en él.

Esta visión del bebé y el niño que ven la persona en el rostro de la madre, y después en un espejo, ofrece una manera de ver el análisis y la tarea psicoterapéutica. La psicoterapia no consiste en hacer interpretaciones inteligentes y adecuadas; en general es un devolver al paciente, a largo plazo, lo que este trae. Es un derivado complejo del rostro que refleja lo que se puede ver en él. Me gusta pensar en mi trabajo de ese modo, y creo que si lo hago lo bastane bien el paciente encontrará su persona y podrá existir y sentirse real. Sentirse real es más que existir; es encontrar una forma de existir como uno mismo, y de relacionarse con los objetos como uno mismo, y de tener una persona dentro de la cual poder retirarse para el relajamiento."

Siempre que retomo este libro tengo presente a Daniel Antar gracias a quien mis primeros contactos con Winnicott fueron muy estimulantes y enriquecedores.

Tuesday, October 23, 2007

Pienso, pienso, pienso...

... pero no como cuando pienso productivo y tengo ideas y las asocio con otras ideas y se me ocurren citas de libros y nuevas explicaciones y otros pensamientos, no, no, muy poco de eso... y muy pocas ganas de cosas en relación con el mundo exterior que en general me entusiasman un montón... pero ahora no tanto,

en este tiempo pienso para adentro, pienso en el de adentro, en los de cerca, pienso en cómo cuidarlos, cómo organizarnos, cómo prepararnos,

pienso en lo bien que lo explicó Winnicott cuando describe lo que él llama "la preocupación maternal primaria", dice
: "este estado organizado (que sería una enfermedad si no fuera por el hecho del embarazo) podría compararse con un estado de replegamiento o de disociación, o con una fuga o incluso con un trastorno a un nivel más profundo, como por ejemplo un episodio esquizoide en el cual algún aspecto de la personalidad se haga temporalmente dominante"

"La suficiencia de la continuidad existencial sólo es posible al principio si la madre se halla en el estado que les he sugerido y que es algo muy real cuando la madre sana se halla cerca del final del embarazo y en las primeras semanas después del nacimiento del bebé"


pienso en estas vacaciones con la panza enorme, ¿podré jugar con los chicos en el agua, ir y venir, subir y bajar, o estaré muy cansada y pesada?

pienso ¿cómo haré con un bebito recién nacido si todavia Bruno es chiquito, recién va a estar empezando salita de 2 cuando a fines de Marzo nazca Félix?, y ¿dónde vamos a poner al bebito, dónde hacerle su lugarcito, y sus cositas en qué placard las voy a acomodar?, ¿dormirá en el cuarto con Bruno o Bruno irá al cuarto con Andrés y el bebito asi tendrá su cuartito oscuro para los primeros tiempos en que necesita estar tranquilito?, ¿y si le acepto a Mari el cochecito de Sol que es como una cunita y asi lo puedo poner a dormir según los momentos en distintos lugares de la casa, pero si para salir con los tres voy a necesitar uno doble? y ¿cómo haré para salir sola con los tres, podré pasarla tan bien como la pasamos ahora que son dos?

pienso ¿cómo voy a hacer para cuidar mi contacto con Andrés y tener tiempo para pasar buenos momentos y a solas con él?

¿y nosotros? ¿cómo será, cómo haremos, nos acomodaremos una vez más a tanto cambio y crecidos avanzaremos juntos y bien parados?

¿y yo? ¿volveré a pensar fluidamente y a tener tiempo para dedicarme a desplegar ideas, experiencias, concretar proyectos de esos lindos que tanto me entusiasman pero en los que no puedo invertir energía en estos momentos?

pienso si les podremos prodigar todos los cuidados que queremos darles siendo que van a ser tres, ¿sabremos respetar sus individualidades o quedaremos agotados en el camino?

pienso si el bebito de la panza estará bien ¿o necesitaría una mamá que descansara más?

Y todo esto lo pienso en un momento de apego a lo familiar, con la energía renovadora del segundo trimestre de gestación, que es tan vital y que me está permitiendo fluir en estos tiempos de crianza tan exigentes como maravillosos.

Sunday, October 21, 2007

¡¡FELIZ, FELIZ!!


A TODAS LAS MAMÁS SALVAJES: ¡FELIZ EN SU DÍA!


"Los lobos sanos y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivos y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada. Son expertos en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes"


La cita es de C. Pinkola Estés (como ya comenté estoy releyendo su libro "Mujeres que corren con los lobos")


No se pierdan la nota que salió en la Revista Viva del día de la madre "Al fin mamás" sobre la conmovedora historia de nuestras queridas amigas Andrea y Silvina, con sus hijitos Santiago, Abril y Jazmin.

Friday, October 19, 2007

Embarazo Revolucionario

No solo se me revolucionó el cuerpo, como corresponde al hacerle lugar a otro creciendo adentro mío, sino que todo lo de alrededor está acompañando esta revolución.

Es lógico ¿no?, pero me re impresiona. De repente tengo que empezar a generar cambios en muchos aspectos, en muchos sentidos y la gente y las cosas alrededor mío me lo demuestran, tengo signos permanentes. Es asi. Una nueva vida trae nueva vida y está bien.

Me gusta, me asusta, me entusiasma, me complica, me genera dudas, conflictos, alivios, emociones varias. De todo un poco. Y asi estamos... vamos viendo...



"Vamos viendo" con toda esta movida está quedando un poco relegado, lo extraño, tengo ideas, ganas de comentar cosas, bueno..., ya recuperará su tiempo y su espacio, espero, me gustaría.



"Mientras que la vida instintiva de los lobos se caracteriza por la lealtad y unos vínculos duraderos de confianza y afecto, los seres humanos tropiezan a veces con dificultades en estas cuestiones. Si describiéramos los fuertes vínculos que se registran entre los lobos en términos arquetípicos, diríamos que la integridad de sus relaciones deriva de su sincronización con la antigua pauta de toda naturaleza... lo que yo llamo el ciclo de la Vida/Muerte/Vida"



el párrafo es del libro de Clarissa Pinkola Estés "Mujeres que corren con los lobos", lo estoy releyendo, está siendo muy adecuado al momento.



La imágen me la mandó Lourdes (¡gracias, me encantó!), me sentí tan identificada.

Tuesday, October 09, 2007

estar embarazada

Estar embarazada es estar habitada, es prestarle el cuerpo a otro que es una pero es otro, es entregarse a ese crecimiento en un tiempo acotado pero también eterno porque sus huellas lo transforman para siempre.

Estar embarazada es dejarse atravesar por el misterio inalcanzable de la vida, es inundarse de irracionalidad salvaje, como la vida misma que afirmándose en vos te premia haciéndote formar parte del vértigo de la naturaleza.

Estar embarazada es formar parte del origen de todo porque esas células representan y son todo para una que es una con el todo.

Estar embarazada es vivir a flor de piel, es sentir más y más y más, hasta el fondo. Es dejarse llevar, es perder el control, es vivir en una cápsula de amor, es saberse casa, cueva, escondite.

Estar embarazada es recibir, alojar, festejar cada milimetro del cuerpo que se estira sin parar hasta que no da más. Es perderse, encontrarse y volverse a perder en una misma mil veces y siempre más de lo que hubiese imaginado.

Es ser absolutamente privilegiada. Es ir por el mundo respirando creación.

Es sentir una luz adentro permanentemente prendida. Es que se haga realidad el juego de cuando era chiquita y lo que más quería era ser mamá y que mi bebote de plástico saliera de adentro mio, respirara, usara chupete, fuera suavecito y con pelito de verdad.

Es un estado de vulnerabilidad indescriptible para el que no alcanzan las palabras.

¿Cómo será tener tres hijos?

Bruno entiende todo, impresionantemente. Uno lo sabe desde antes, los chicos van registrando y desde muy chiquitos comprenden, pero verlo a cada rato, comprobarlo todo el tiempo es alucinante. Tiene 16 mesitos, nada más, y ya incorporó tantas, pero tantas cosas, una maravilla, una responsabilidad, un compromiso enooormes.

¿Los segundos van más rápido o uno está más conciente del crecimiento y vé ciertas cosas que con el primero no se registran?, ¿o las dos cosas?.

Estoy saliendo de casa y Andrés me dice "¿por qué se tienen que ir los papás y las mamás?", y me voy triste, me cuesta irme. Pero necesito hacerlo, encontrar tiempos y espacios para mi, para mis cosas, para volver renovada, con energía nueva y despejada.



Muchas veces me pregunto ¿por qué vivo con la sensación de que tendría que separarme de ellos lo menos posible?. Es un exceso y no siempre lo siento tan asi, pero si me agarran días sensibles, grises y lluviosos me pongo medio medio.

Me relajo cuando Andi va al Jardín, o tiene alguna actividad que le gusta, o se queda en lo de algún amigo. Me gusta cuando el padre se los lleva a los dos, o se van con los abuelos, o se los dejo a mi mamá. Pero me cuesta que queden en casa con la chica, que es un amor, pero me cuesta igual. Y por más que sé que les hace bien, que es bueno que sepan que su mamá no está todo el tiempo al cien por cien, que es bueno para todos que cada cual tenga su vida...

También el embarazo me tiene asi, en un estado regresivo, como corresponde, y a esto hay que entregarse pero no es tan fácil.

Una vez que una logró después de ser adolescente, jóven, madurar, enamorarse en serio, casarse, tener hijos, armar su propia vida, acomodar espacios, que cada uno tenga su lugar y su tiempo y que todo funcione bastante armónicamente, derrepente... sorpresa... volver a sentir algunas cosas que creía superadas... y sí... "vivir para vivir solo vale la pena vivir para vivir, para vivir..."


¿Cómo será tener tres hijos?

Obvio: los de las fotos son mis bombones de amor.

Thursday, October 04, 2007

El cerebro femenino

La verdad es que estoy super enganchada con el libro que ya comenté, "El cerebro femenino" de Louann Brizendine. Me lo recomendó Meri, lectora del blog y madre de tres varones.

No es que piense que todo está determinado por el cerebro, o la genética, o lo hormonal, creo que nada depende de un solo factor. Estoy convencida de que en todo influyen cantidades de variables, incluso algunas que ni llegamos a conocer o a percibir.

Pero me encanta enterarme de cómo funcionan algunas disposiciones que sí son de una manera, después dependerá de la combinación de experiencias, episodios, circunstancias y demás.

Este libro explica cosas que siempre quise saber y entender, incluso de esas que uno tiene medio sabidas pero que con la lectura se terminan de acomodar, se ordenan, se asocian. Está buenísimo.

Hay partes realmente graciosas, excitantes, reveladoras. Paso a citar:

Del capítulo El cerebro de la adolescente

"Muchas mujeres encuentran alivio biológico en compañía de otra; el lenguaje es el pegamento que conecta a las mujeres entre sí. No es de sorprender, pues, que algunas áreas verbales del cerebro sean mayores en las mujeres que en los hombres ni que éstas, en genral, hablen mucho más que ellos. Las cifras cambian pero, como promedio, las muchachas pronuncian dos o tres veces más palabras al día que los chicos. Ya sabemos que las niñas hablan antes y que a los veinte meses tienen en su vocabulario el doble o el triple de palabras que los niños. Éstos, al final, se igualan en vocabulario pero no en velocidad. Las chicas hablan más deprisa, sobre todo cuando se hallan en un ambiente social. A los hombres no les ha hecho siempre gracia este perfil verbal.


Y ¿por qué van las chicas al baño para hablar? ¿Por qué pasan tanto tiempo al teléfono con la puerta cerrada? Es que están intercambiando secretos y cotilleos para crear lazos de amistad e intimidad con sus pares, formando bandas muy unidas con reglas secretas. Hablar, decirse secretos y cotilleos, se convierte en la actividad favorita de las chicas, en sus instrumentos de navegación y en alivio de los altibjos y el estrés de la vida.


Existe una razón biológica para esta conducta. Al establecer contacto por medio de la charla se activan los centros del placer en un cerbro femenino. Todavía se activan más esos centros al compartir secretos que tengan implicaciones románticas y sexuales. No estamos hablando de una reducida cantidad de placer. Ese placer es enorme, es un grandioso flujo de dopamina y oxitocina que constituye el mayor y más voluminoso deleite neurológico que se puede obtener, aparte de un orgasmo. En la pubertad, el estrógeno aumenta la producción de dopamina y oxitocina en las muchachas. La oxitocina es una neurohormona que dispara la intimidad y es disparada por ésta. Cuando el estrógeno se eleva, el cerebro de una adolescente es impulsado a fabricar todavía más oxitocina y reforzar sus lazos sociales.
Tanto la producción de la oxitocina como la de la dopamina están estimuladas por el estrógeno ovárico al comienzo de la pubertad y durante el resto de la vida fértil de una mujer.


¿Por qué muchachos antes comunicativos se vuelven tan taciturnos y monosilábicos que lindan con el autismo cuando entran en la adolescencia? Las aportaciones testiculares de testosterona inundan los cerebros de los chicos. Ya hemos expuesto que la testosterona hace disminuir la conversación así como el interés por el trato social, excepto cuando implica deportes o seguimiento sexual.


Muchas especies de hembras de primates velan y cuidan las crías de otras, comparten información acerca de dónde encontrar alimentos y crean normas de conducta maternal para que aprendan las hembras más jóvenes. La antropóloga de la Universidad de California de Los Ángeles, Joan Silk, encontró un vínculo directo entre el grado de conexión social de los babuinos hembras y su éxito en la reproducción. En su estudio, realizado a lo largo de dieciseis años, demostró que las madres más conectadas socialmente tenían mayor número de cachorros supervivientes y mayor éxito en la transmisión de sus genes.
Las adolescentes empiezan a crear y practicar estas relaciones de amistad durante sus charlas íntimas en los baños de la escuela. Biológicamente están alcanzando la fertilidad óptima.


El ciclo más notorio controlado por el estrógeno es el ciclo menstrual. El primer día que una jóven tiene el periodo puede ser eufórico y sorprendente. Es un momento para celebrar no en el sentido hippy de una nueva época, sino porque cada mes el ciclo menstrual refresca y recarga ciertas partes del cerebro de una muchacha. El estrógeno actúa como fertilizante sobre las células, excitando el cerebro a la vez que hace que la chica esté socialmente más calmada durante las primeras dos semanas. Durante esas semanas (la fase del estrógeno) se da un incremento del 25% de las conexiones en el hipocampo y ello hace que el cerebro se muestre un poco más agudo y funcione un poco mejor. Una se siente más lúcida, recuerda más cosas y piensa con más rapidez y agilidad. Más tarde, al sobrevenir la ovulación alrdedor del día decimocuarto, la progesterona empieza a salir de los ovarios y a contrarrestar la fertilización por estrógeno, actuando más bien como un herbicida sobre las nuevas conexiones del hipocampo. Durante las últimas dos semanas del ciclo la progesterona hace que el cerebro al principio se sede y gradualmente se torne más irritable, menso centrado y algo más lentro. Ésa puede ser una de las razones principales del cambio en la sensibilidad respecto del estrés durante la segunda mitad del ciclo menstrual. Las conexiones extra creadas durante las semanas en que el estrógeno está en alza son contrarrestadas por la progesterona en las dos semanas ulteriores.
En los últimos días del ciclo menstrual, cuando cesa la progesterona, el efecto tranquilizante desaparece de súbito, dejando al cerebro momentáneamente alterado, estresado e irritable.
Muchas mujeres dicen que lloran más fácilmente y se sienten más a menudo pachuchas, estresadas, agresivas, negativas, hostiles e incluso desesperadas y deprimidas en el momento anterior al comienzo de sus períodos."


El libro avanza en las etapas de la vida de las mujeres y se empiezan a asociar los ciclos hormonales con los momentos existenciales, y es alucinante todo lo que ilumina.

Wednesday, October 03, 2007

un blog para visitar

Les presento el blog de mi amiga Mariana: http://www.alasmandalas.blogspot.com/

Más que contarles de qué se trata, recomiendo visitarlo, es como hacer un viajecito con sabor a niñez y sonidos amigos que acompañan.

Es un blog creativo, sensible, detallista y muuy amoroso, como su propia autora.

¡Bienvenida Marian al mundo blogero!

Tuesday, October 02, 2007

NOVELAS

¡¡QUÉ LINDO ES LEER NOVELAS!!, sumergirse en otros mundos, otras vidas, otras historias.

Me encanta sentir eso que me pasa cuando una novela me engancha, y en cualquier momento del día se me viene encima esa historia que está ahí, esperándome en formato libro, y estoy haciendo cualquier otra cosa y siento algún rebote de un personaje, de una escena, una sensación, y qué ganas de seguir leyendo.

Las novelas fueron mi salvación y mis mayores compañeras en la adolescencia. Cuando era más jóven iba por la vida siempre con una novela encima, leía en el colectivo, en el ascensor, en la cola del super o de un trámite, en el subte, mientras esperaba un turno, en la puerta de mi analista hasta que se hacía mi hora..., placenteramente en un bar tomando un cafecito, en la plaza, en mi cama...

Últimamente no le dedico mucho tiempo a las novelas, pero cada tanto engancho alguna y me sumerjo hasta el fondo y es re linda esa sensación.


Tengo un cuaderno con partes de novelas que fui copiando porque me gustaban, partes seleccionadas, especiales, partes que resonaban en mi por algo, cada tanto releo un poco.

Hoy quiero compartir unos pedazos de "Clea", una de las novelas de "El Cuarteto de Alejandría", las cuatro son hermosas, para mayor información busqué en Wikipedia:

El cuarteto de Alejandría es una tetralogía de novelas del escritor británico Lawrence Durrell, que se publicaron entre 1957 y 1960. Tuvieron un gran éxito, tanto de crítica como de público. Presentan cuatro perspectivas diferentes de un mismo conjunto de personajes y acontecimientos que tienen lugar en Alejandría, Egipto, antes y durante la II Guerra Mundial.
Las cuatro novelas son:
Justine
(1957)
Balthazar (1958)
Mountolive (1958)
Clea (1960)

Palabras lindas, bien mezcladas, combinaciones sonoras, cargadas de sensaciones, ahí van:

"Debía regresar todavía una vez para poder abandonarla para siempre, para liberarme de ella"


"No escribo para aquellos que jamás se han preguntado en qué punto comienza la vida real"


"Me encontraba ahora cara a cara con la naturaleza del tiempo, esa dolencia de la psique humana"

"Este mundo constituye la promesa de una felicidad única que no estamos suficientemente preparados para comprender"

"Palabras que ardían como alcohol quirúrgico en una herida abierta, pero que limpiaban como toda verdad"

"... el enorme poder reflexivo de la mujer, la fecunda pasividad con que recibe, como la luna, la luz prestada del sol"

"La vida es más complicada de lo que pensamos, y a la vez mucho más sencilla de lo que nos atrevemos a imaginar"

"... a las mujeres, sabes, les gustan instintivamente los hombres con muchos elementos femeninos, porque piensan que en ellos habrán de encontrar el único amante capáz de identificarse con ellas lo suficiente..."

"... ver la relación entre cuerpo y espíritu en una forma nueva, porque lo físico no es más que periferia exterior, el contorno del espíritu, su parte sólida. Por medio del olfato, el gusto, el tacto, nos conocemos unos a otros, ponemos en ignición la mente del otro; los datos que nos transmiten los olores del cuerpo después del orgasmo, el aliento, el sabor de la lengua, constituyen medios primitivos de conocimiento"


"Paracelso dice que los pensamientos son actos. Y de todos los actos, supongo, el sexual es el más importante, pues es aquel en el que más se divulgan nuestros espíritus"

Comentarios, segunda parte.

Como verán los que pasan por mi blog, lo que más recibo es mucha buena onda, ganas de compartir, abrir, pensar, sentir, seguir siguiendo... y se los agradezco.

Entre muchos otros hoy recibí un comentario de Carla con unas cuántas preguntas buenísimas, interesantes, que llaman a la reflexión y al hacerse cargo de las propias vidas mujeres.

Cito las preguntas, son cuestiones que están dando vuelta todo el tiempo en mi cabeza, y van y vienen y algunos días se acomodan más que otros, y a veces me arman torbellinos emocionales y la razón no alcanza y bueno... abramos el juego:

"te escribo para compartir algunas preguntas que me hago: ¿son los hijos lo más importante para una mujer? si es así, si realmente los hijos fueran lo más importante para una mujer, ¿no sería mejor quedarse en casa a cuidarlos y dejar temas tan "intrascendentes" como el arte, la politica, el poder, el dinero, a los hombres haciéndonos nosotras cargo de lo que es "verdaderamente importante": los crios?¿Las mujeres vivimos nuestro mayor momento de plenitud gracias a la maternidad?¿Los hijos no son a veces una forma de evitar hacerse algunas preguntas sobre uno mismo?¿Ubicar a los hijos en el centro de nuestra existencia, querer evitarles toda frustración, no es la mejor manera de criar niños vulnerables?¿ No aprendimos ya acaso, el daño que puede provocar el famoso "sólo deseo lo mejor para vos"? ¿No es un poco peligroso este discurso, monótono, repetitivo, sobre la "felicidad de la maternidad"? ¿Y las mujeres que no quieren tener hijos?"

Algunas cosas que me vienen a la cabeza leyendo estas preguntas:

Cada mujer responderá y sentirá según su propia subjetividad, y lo que sirve a unas no sirve a todas, y tal vez no haya una única forma válida para pensar y hacer las cosas.

Para mi sí mis hijos son lo más importante en mi vida, pero no de una manera idealizada y sintiendo que teniéndolos a ellos no necesito más nada. También mi búsqueda de sentido personal y mi marido son lo más importante en mi vida. También mis afectos, mi trabajo, mi entusiasmo por crecer y ayudar a crecer, mis pacientes.

Creo que la maternidad nos acerca a las sombras más profundas, nos complejiza la vida, nos sumerge en las emociones más intensas, nos abre un mundo de amor y entrega desconocido hasta el momento. La maternidad es mucho más que "un mundo feliz infantilizado".

La maternidad nos confronta con conflictos, finitudes, responsabilidades, elecciones y redobla todas las apuestas existenciales al infinito.

Siento que lo mejor que podemos enseñarles a nuestros hijos es el intento de vivir auténticamente, y esto incluye todos los conflictos que nos genera tenerlos, las renuncias, los sinsabores, lo que no alcanza, las culpas, las faltas, las equivocaciones.

Acuerdo con tu idea de que poner a los niños en el centro de nuestras vidas al punto de perdernos a nosotras mismas probablemente dé como resultado hijos débiles.

No uso la palabra vulnerables porque le encuentro a la vulnerabilidad un hermoso sentido y es uno de mis mayores deseos que mis chiquis puedan ser vulnerables al amor, a la naturaleza, a la vida, a los demás. Pero siento que te referís a lo que yo llamaría debilidad.

Estoy convencida de que nuestro desafío, me refiero al de las madres de este tiempo del mundo que nos toca vivir, es ir logrando las mejores síntesis posibles en las intersecciones mundo propio - mundo hijos - mundo pareja - mundo social y demás.

Pienso que sí, muchas veces los hijos son una forma de evitar hacerse preguntas sobre uno mismo, pero los no hijos también.

Temas, temones de las mujeres. Dá para mucho. Se aceptan y se agradecen los aportes, opiniones, pareceres. Gracias Carla.