Thursday, October 04, 2007

El cerebro femenino

La verdad es que estoy super enganchada con el libro que ya comenté, "El cerebro femenino" de Louann Brizendine. Me lo recomendó Meri, lectora del blog y madre de tres varones.

No es que piense que todo está determinado por el cerebro, o la genética, o lo hormonal, creo que nada depende de un solo factor. Estoy convencida de que en todo influyen cantidades de variables, incluso algunas que ni llegamos a conocer o a percibir.

Pero me encanta enterarme de cómo funcionan algunas disposiciones que sí son de una manera, después dependerá de la combinación de experiencias, episodios, circunstancias y demás.

Este libro explica cosas que siempre quise saber y entender, incluso de esas que uno tiene medio sabidas pero que con la lectura se terminan de acomodar, se ordenan, se asocian. Está buenísimo.

Hay partes realmente graciosas, excitantes, reveladoras. Paso a citar:

Del capítulo El cerebro de la adolescente

"Muchas mujeres encuentran alivio biológico en compañía de otra; el lenguaje es el pegamento que conecta a las mujeres entre sí. No es de sorprender, pues, que algunas áreas verbales del cerebro sean mayores en las mujeres que en los hombres ni que éstas, en genral, hablen mucho más que ellos. Las cifras cambian pero, como promedio, las muchachas pronuncian dos o tres veces más palabras al día que los chicos. Ya sabemos que las niñas hablan antes y que a los veinte meses tienen en su vocabulario el doble o el triple de palabras que los niños. Éstos, al final, se igualan en vocabulario pero no en velocidad. Las chicas hablan más deprisa, sobre todo cuando se hallan en un ambiente social. A los hombres no les ha hecho siempre gracia este perfil verbal.


Y ¿por qué van las chicas al baño para hablar? ¿Por qué pasan tanto tiempo al teléfono con la puerta cerrada? Es que están intercambiando secretos y cotilleos para crear lazos de amistad e intimidad con sus pares, formando bandas muy unidas con reglas secretas. Hablar, decirse secretos y cotilleos, se convierte en la actividad favorita de las chicas, en sus instrumentos de navegación y en alivio de los altibjos y el estrés de la vida.


Existe una razón biológica para esta conducta. Al establecer contacto por medio de la charla se activan los centros del placer en un cerbro femenino. Todavía se activan más esos centros al compartir secretos que tengan implicaciones románticas y sexuales. No estamos hablando de una reducida cantidad de placer. Ese placer es enorme, es un grandioso flujo de dopamina y oxitocina que constituye el mayor y más voluminoso deleite neurológico que se puede obtener, aparte de un orgasmo. En la pubertad, el estrógeno aumenta la producción de dopamina y oxitocina en las muchachas. La oxitocina es una neurohormona que dispara la intimidad y es disparada por ésta. Cuando el estrógeno se eleva, el cerebro de una adolescente es impulsado a fabricar todavía más oxitocina y reforzar sus lazos sociales.
Tanto la producción de la oxitocina como la de la dopamina están estimuladas por el estrógeno ovárico al comienzo de la pubertad y durante el resto de la vida fértil de una mujer.


¿Por qué muchachos antes comunicativos se vuelven tan taciturnos y monosilábicos que lindan con el autismo cuando entran en la adolescencia? Las aportaciones testiculares de testosterona inundan los cerebros de los chicos. Ya hemos expuesto que la testosterona hace disminuir la conversación así como el interés por el trato social, excepto cuando implica deportes o seguimiento sexual.


Muchas especies de hembras de primates velan y cuidan las crías de otras, comparten información acerca de dónde encontrar alimentos y crean normas de conducta maternal para que aprendan las hembras más jóvenes. La antropóloga de la Universidad de California de Los Ángeles, Joan Silk, encontró un vínculo directo entre el grado de conexión social de los babuinos hembras y su éxito en la reproducción. En su estudio, realizado a lo largo de dieciseis años, demostró que las madres más conectadas socialmente tenían mayor número de cachorros supervivientes y mayor éxito en la transmisión de sus genes.
Las adolescentes empiezan a crear y practicar estas relaciones de amistad durante sus charlas íntimas en los baños de la escuela. Biológicamente están alcanzando la fertilidad óptima.


El ciclo más notorio controlado por el estrógeno es el ciclo menstrual. El primer día que una jóven tiene el periodo puede ser eufórico y sorprendente. Es un momento para celebrar no en el sentido hippy de una nueva época, sino porque cada mes el ciclo menstrual refresca y recarga ciertas partes del cerebro de una muchacha. El estrógeno actúa como fertilizante sobre las células, excitando el cerebro a la vez que hace que la chica esté socialmente más calmada durante las primeras dos semanas. Durante esas semanas (la fase del estrógeno) se da un incremento del 25% de las conexiones en el hipocampo y ello hace que el cerebro se muestre un poco más agudo y funcione un poco mejor. Una se siente más lúcida, recuerda más cosas y piensa con más rapidez y agilidad. Más tarde, al sobrevenir la ovulación alrdedor del día decimocuarto, la progesterona empieza a salir de los ovarios y a contrarrestar la fertilización por estrógeno, actuando más bien como un herbicida sobre las nuevas conexiones del hipocampo. Durante las últimas dos semanas del ciclo la progesterona hace que el cerebro al principio se sede y gradualmente se torne más irritable, menso centrado y algo más lentro. Ésa puede ser una de las razones principales del cambio en la sensibilidad respecto del estrés durante la segunda mitad del ciclo menstrual. Las conexiones extra creadas durante las semanas en que el estrógeno está en alza son contrarrestadas por la progesterona en las dos semanas ulteriores.
En los últimos días del ciclo menstrual, cuando cesa la progesterona, el efecto tranquilizante desaparece de súbito, dejando al cerebro momentáneamente alterado, estresado e irritable.
Muchas mujeres dicen que lloran más fácilmente y se sienten más a menudo pachuchas, estresadas, agresivas, negativas, hostiles e incluso desesperadas y deprimidas en el momento anterior al comienzo de sus períodos."


El libro avanza en las etapas de la vida de las mujeres y se empiezan a asociar los ciclos hormonales con los momentos existenciales, y es alucinante todo lo que ilumina.

6 comments:

  1. Mirá vos qué curioso e interesante!! Útil para comprender a algunas adolescentes que me rodena, jeje...
    Besos.

    ReplyDelete
  2. Nunca fui muy fanática de nada, pero acabo de comprárselo a una amiga que tiene 3 nenas, y no puedo evitar recomendarlo por todos lados!!
    A mí algunas confirmaciones me mataron, y también otras cosas que directamente ignoraba por completo. Por ejemplo, cuando cuenta como una micro-gotita de sudor que expira la cabecita de un bebé, contiene cantidades tremendas de feromonas que se instalan en el cerebro de cualquier mujer que se le acerque insitando el DESEO de tener un hijo (sí!! tal como lo hacen las feromonas invitando al deseo sexual!!).
    O el modo en que nuestro cerebro busca en la CARA de quien nos habla, señales de respuesta emocional para "espejearlas", compararlas con la base de datos de nuestra momoria emocional, y así saber qué siente, o si lo que dice coincide con la lectura facial, o no. Tiene que ver con la EMPATIA y la INTUICION, características tradicionalmente femeninas!
    También me sorprendió el cambio hormonal por el que pasan los hombres al convivir con una embarazada!! Eso no lo dice nadie!!
    ...Y bueno, el cambio en el desarrollo neurológico nuestro preparándonos para la CRIANZA... ¡el cerebro primero se achica, para después reestructurarse por completo! la frase que usa sobre los circuitos neurales pro maternidad es que se transforman "de carreteras a autopistas"

    ...Si sigo acordándome cosas, no paro más!! Es que creés que ya te sorprendió, y al empezar un nuevo capítulo te vuelve a sorprender!

    Xime, estoy leyendo "Un año con Shopenhauer" de Irvin Yalom. Me encanta.

    Besos!

    ReplyDelete
  3. Gracias hermosa xime por tus palabras y tu dulzura!!! cómo está esa pancita??? me puso muy contenta saber de tu tercer varón!
    besos!!!

    ReplyDelete
  4. carla4:49 AM

    Te mando este enlace. Es sobre el libro. Saludos, Carla
    http://sexualidad.wordpress.com/2007/02/02/cerebro-femenino-iii/

    ReplyDelete
  5. Querida Xime: quería agradecerte el post sobre este libro. Me enganché, me lo compré y me encantó. Gracias siempre por tu blog tan lindo y pasional. Tan de mujer búsqueda. Las mujeres búsqueda nos conectamos, crecemos, podemos. Un abrazo.

    ReplyDelete
  6. ¡¡Qué bueno que les guste, lo acabo de terminar y quedé muuy copada con una cantidad de datos interesantísimos!! Cariños

    ReplyDelete