Tuesday, November 13, 2007

De todo un poco

Me encanta leer cada tanto alguna página de esas que dicen qué va pasando con el bebe en la panza de la mamá semana a semana.
Con Andi seguía más de una y las leía más de una vez por semana, me sabía de memoria los cambios y adquisiciones del feto asi como los cambios esperables en el cuerpo de la madre. Con Bruno aunque sea una vez pero seguro todas las semanas las miraba. Con Felix cada tanto tanto espío algo sobre embarazo y vida fetal. Hoy entré y dice asi:


Semana 20:

Bebé: se succiona el pulgar. Mueve vigorosamente los brazos y piernas. Se desarrollan en el cerebro las áreas de los sentidos (gusto, olfato, oído, visión, tacto). Crece en forma más lenta. Tu bebé mide 20,3 cm y pesa 350 gr.

Mamá: se extiende el saco amniótico hacia afuera y se llena la cavidad uterina. Todo el útero crece y tu abdomen se ensancha cada vez más.

Sugerencias: para evitar la aparición de várices caminá frecuentemente.

Y así es, el bebito de la panza empieza a hacerse sentir y cada día lo logra un poco más.
Si hay una sensación maravillosa en esta vida es la del bebe moviéndose en la panza, me encanta, pero me encanta mucho, me inunda de amor y de alegría, me ilumina la vida, no puedo creer que exista un fenómeno asi, y juro que no exagero. Es una sensación tan animal, tan directa, tan poderosa, es como dice la canción de Luis Alberto, es sentir tener "el mundo entre las manos".

Claro que con Félix es tan distinto todo, tenerlo a Bruno tan chiquito me hace estar muy apegada a él todavía, y este embarazo se me hace más exigente de llevar, Bruno todavía necesita mucho upa, subir, bajar, cambios de pañal, juegos de bebe y la panza crece y pesa. Pero de repente estoy en otra y siento al pececito en mi panza y me alucina y nada me parece tan difícil cuando contacto con este poder que tenemos las madres de dar amor, tanta capacidad para alojar y sostener y entregar.

Y para los que me dicen que tengo una actitud infantil frente a los fenómenos que describo como tan maravillosos, aclaro: no digo que sea fácil, ni que no sea agotador y a veces angustiante sentir todo lo que entregamos en la tarea de criar hijos, no se me pasa que es muy exigente y genera conflictos y hay pérdidas y sensaciones ambivalentes. Y también me quejo y me canso y a veces lloro y no sé cómo seguir.

Pero sí me pasa que lo que predomina en mi es sentir la grandeza de la vida desplegándose alrededor nuestro y que ver crecer a los chicos supera cualquier dificultad, como ahora que Felicito se mueve en mi panza, y Bruni juega cerca mio mientras yo escribo, y Andi se fue feliz al jardín con su papá que lo lleva enamorado, y me parece que la vida es perfecta.

Hacía poco que nos conocíamos, fue en Octubre del 96, Ale escribía unas columnas buenísimas para la Revista La Maga, hoy y muchas veces me acuerdo de una que especialmente me enamoró, ahí vá:

¿Te parece poco?

Sí, pasamos, y nos vamos, y no hay otra vida, ni reencarnación, ni pertenecemos a ningún signo zodiacal que nos ampare o explique, y no quedará nada de nosotros, ni una sombra, ni una huella, tal vez un efecto sobre otros, pero ese efecto será parte de ellos y no una manifestación nuestra, porque aunque alguien nos recuerde no estaremos y su dolor al extrañarnos nada tendrá que ver con nuestra existencia agotada.


Pasamos y ya está, no hay nada más allá de estos tres días en los que con suerte estamos juntos y nos conocemos un poco, y llegamos en algunos casos a querernos con una fuerza y una decisión que hace que nos parezca inmerecido ese final absoluto, total, sin apelación posible, pero es así, y no querer verlo es actuar de mala fe, es engañarse, es mentirse, es cobardía, es falsedad, es ser todavía un niño que niega que los aspectos duros de la existencia sean plenamente reales.

Pero lo son, y nadie nos preguntó nada, nadie nos consultó, como tampoco se nos consulta para preguntarnos si queremos desear una cosa u otra -simplemente la deseamos-, ni para preguntarnos si queremos enamorarnos de tal persona o de tal otra -simple, complejamente, nos enamoramos y ya está-, ni para saber si nos parece bien o no que existan las cosas que no queremos aceptar, el hambre, la injusticia, el abuso del poder, la mezquindad, porque todas esas cosas son partes irremplazables de la existencia y nada ni nadie, ninguna actitud, ningún esfuerzo, podrán eliminarlas, ni hacerlas retroceder ni aplacarlas, porque el movimiento de la realidad de la vida es básicamente un caos que no oye razones, y la razón una mera cataplasma posterior, aplicada por la voluntad o la negación pero nunca factible de ser sostenida al punto de eliminar el movimiento de la vida que sigue su propio impulso y no nos consulta.

El principal obstáculo para que algo similar a la filosofía pueda desarrollarse en nosotros es nuestra propia incapacidad para ver la verdad de las cosas. La idea de que la realidad debe ser corregida no es como suele creerse una oportunidad de producir experiencias interesantes sino en primer lugar una justificación para sostener un sinnúmero de falsedades, y en segundo lugar una forma de esquivar el trabajo de reconocer la realidad posible y participar en ella. No nos engañemos, sepamos pensar, avancemos, inventemos en la medida de lo posible, cosas reales, que tengan que ver con querer esta vida que se nos ofrece y no estén siempre basadas en un rechazo supuestamente fructífero pero en los hechos miserable e impotente.

Y para esto, mal que nos pese, es necesario aceptar lo que aceptar no querríamos, conocer el movimiento que está destinado a borrarnos y a hacernos padecer, que es el mismo sobre el cual es necesario montarse si realmente queremos producir esas cosas que decimos querer producir, porque todo hacer y querer es parte de esa violencia creadora fundamental de la vida y no consecuencias de un rechazo indignado.


¿Entonces no hay nada más que esta existencia desordenada, caótica, tan involucrada con el mal, indiferente? No, no hay, ¿te parece poco? ¿Necesitás algo más? ¿Esperabas a alguien
? A ningún amparo puede apelarse.

Revista La Maga, 1996.

6 comments:

  1. Fabian3:40 AM

    Once años despues Alejandro sigue con la misma linea de pensamiento y el mismo impulso. Eso si es una persona segura. Impresionante.

    ReplyDelete
  2. Terminé hijos sin dios y me gustò esa forma que eligieron de escribirlo, como un diálogo entre ustedes.
    Yo siento día a día que la vida es perfecta. No desconozco que para mucha gente no lo es, pero para mí es perfecta. Amo profundamente a mi marido, amo profundamente a mis hijos y todos estamos casi siempre con una sonrisa enorme! somos felices y nos amamos. Lo que pasa es que la mayoría de la gente está muy desencontrada. No es nada común ver gente feliz! Disfrutemos...

    ReplyDelete
  3. Marce5:09 AM

    En medio de todos los lìos de guita que tengo ...me gusta pensar lo feliz que estoy cuando el dinero no es un problema...cuando facilita y mucho la vida diaria,suena descabellado quizas.
    He llegado a sobrevivir una semana con $5 pesos...claro tenìa 20 años y mis preocupaciones eran otras,pero lo cierto es que a la luz de estos dìas tan revolucionados que vivo,aveces la feliciddad se hace a un lado y me estalla la urgencia, y ese enojo producto de la impotencia del no poder .Abrazo a mis hijos cada dìa y agradezco infinitamente,por tenerlos...
    Ximena,yo hacìa lo mismo que vos de leer los avances in utero de ese pequeño ser,la verdad me leìa todo.
    Hay un texto de tu marido donde cita al flaco diciendo que la mujer tiene ese"ojo que mira al magma" me parecio tan lindo! un abrazo Marce

    ReplyDelete
  4. hola que tal ^^

    llegue por aki desde el blog de Viole.

    y pues decidi leer algo por aki

    jeje

    tmb soy de las que andan al pendiente de que pasa semana a semana con mi bebé, y cada que veo el contador me desespera que no pueda ser todo mas rapido


    en fin

    un saludo

    y estare leyendo por aki

    ReplyDelete
  5. Gracias Xime por pasar tan dulcemente!

    un grande tu marido!
    besos a tu panza!
    como fue lo del libro?

    ReplyDelete
  6. Hola Xime,
    Supongo que la realidad te tiene superada y por eso no posteas, pero este comment no es más que para incentivar a que lo sigas haciendo.
    muchos te leemos y no aprticipamos tanto pero la verdad que es un impulso y una motivación grande lo que escribís.
    Suerte mañana en la presentación!!
    Fuerte abrazo,
    Maxi.

    ReplyDelete