Tuesday, May 22, 2007

El amor no tiene edad



Es esa sensación de ser uno con el otro lo que acerca el amor a la locura. Cuando amamos a otra persona corremos el riesgo de creer que los dos somos lo mismo. Sucede en el estado de enamoramiento, el peligro es en qué medida nos dejamos llevar por esta ilusión.


En el único momento en el que realmente dos son uno es cuando el bebé está en la panza de su mamá y en los primeros tiempos de vida, de precariedad absoluta. Pero ese estado de fusión tan natural al comienzo, con el paso del tiempo y gradualmente, tiene que ir transformándose en un vínculo del que se discriminan dos personas diferentes.

Como en todo, creo que hay una cuestión de grados. Si quedamos absolutamente tomados por ese amor, y eso pasa a ser todo y lo único en nuestra vida, puede ser muy riesgoso. Perdernos a nosotros mismos, casi olvidarnos de que somos una persona aparte del otro, nos lleva a alienarnos en ese estado que se vuelve tan tortuoso que ya hay que dudar de que sea amor.


El amor maduro, el amor que enriquece, el que nos permite crecer, se construye si logramos por momentos acercarnos mucho y disfrutar de esa sensación de ser uno con el otro, pudiendo a la vez salir, reencontrarnos con nosotros mismos, ver nuestras limitaciones y diferencias. Distinto es el amor inmaduro que nos deja como niños agarrados a esa persona sin la cual pareciera que no podemos respirar.

“El amor no tiene edad” dice el dicho, y los actos de arrojo tampoco. Hay locuras que hacen al amor, pero lo que permite que un amor se despliegue en su totalidad, es lograr mantenerlo en un buen estado de cordura. Tirarse a una pileta sin agua más que un acto de valentía es un intento de suicidio.


Puede sonar absurdo hablar de equilibrio cuando estamos dominados por esas sensaciones de enamoramiento absoluto, pero para que esos estados de amor se consoliden va a ser necesario invertir buenas cuotas de mesura.


Para que un amor se despliegue plenamente es fundamental que cada uno de los enamorados conozca sus deseos y necesidades, y no resigne más de la cuenta. Lo principal para construir y sostener un buen vínculo amoroso con otro, es estar bien con uno mismo.


3 comments:

  1. Leerte es un placer. reflexiones tan profundas y acertadas.
    saludos desde Parana.

    ReplyDelete
  2. El estado de "enamoramiento" sería algo así como caminar por un cuerda floja: O haces equilibrio o te caes, lo que da lugar a un sufrimiento espantoso e infantil.

    Saludos

    ReplyDelete
  3. Hola Ximena!
    Primera vez que te escribo pero no que te leo...
    Muy grosso este post, justo ayer tuve una charla impresionante sobre este tema con Ricky, mi marido. No puedo creer que hoy leo tu post, es como si hubiera encontrado, bien redactada, nuestra conversación...
    Un beso y gracias, todos los posts son re copados...
    Carla

    ReplyDelete