Thursday, May 17, 2007

Duérmete niño


El libro “Duérmete niño”, es un ejemplo perfecto de método de domesticación super eficiente a la hora de lograr que un chico no necesite a sus padres por la noche. Lo cual no quiere decir que aprenda a dormir solo. Hay experiencias que muestran que los chicos que estando solos de noche aprenden a no llamar a sus padres, muchas veces lo hacen porque se resignaron a que aunque lloren los padres no vienen. No es positivo que un chiquito aprenda resignación, cuando está en nuestras manos enseñarle lo mismo de otro modo. Sí, seguro que otros métodos exigen más noches sin dormir cómodos varias horas seguidas, o dormir con los niñitos en la cama de sus padres.


Hay chicos que duermen varias horas seguidas sin despertarse y no hace falta pensarlo como un problema, chicos que no se sienten inseguros solos en su cuna, que aprenden más rápido que otros a tomar el sueño más profundo, que su organismo se adapta a varias horas de sueño sin interrupción, sin necesidad de contacto con otro humano, genial. Pero lo cierto es que la mayoría de los chicos se despiertan mucho por la noche, que el sueño es un hábito más de los que tienen que aprenderse, que la actividad nocturna hasta los cinco años es muy intensa (esta última frase es del Dr. Faingold, el pediatra de mis hijos, me hizo muy bien cuando me la dijo en el momento adecuado, y le sirvió a muchas mamás a las que se la repetí), y que hasta los chicos que nunca generaron dificultades con el tema del sueño en algún momento de sus vidas van a atravesar por períodos de noches críticas.


El sueño es de una lábilidad inmensa, hasta a los adultos se nos interfiere, a veces por problemitas mínimos, a pesar de que nosotros somos grandes, tenemos experiencia, podemos pensar y sabemos que al otro día nos despertamos y la vida sigue. Para los chicos atravesar la noche puede ser sumergirse en un estado de gran soledad, los conecta con estadíos muy primarios de su ser, ellos no saben qué viene después de dormir, cómo es despertarse (muchos bebitos se despiertan llorando), no se ubican en el ritmo de los tiempos cronológicos hasta bastante grandecitos. Andrés tiene casi cuatro años y después de una siesta profunda pregunta si ya es de día, creyendo que pasó una noche entera.

Los chicos no tienen por qué aprender a dormir solos pronto, al contrario lo que necesitan es adquirir mucha confianza en el estado de sueño. El disfrute de dormir solo es una capacidad que se adquiere con la madurez afectiva. Esta adquisición impuesta y precoz es la culpable de que después de grandes muchos tengamos que atravesar por períodos en los que seamos capaces de dormir a veces hasta con quien no queremos con tal de no hacerlo solos.

Dejar a un chiquito llorando solo en su habitación pudiendo estar a su lado no puede traer nada bueno como resultado, sí puede generar efectos deseados para padres agotados, que se duerma de cansancio, resignado, fatigado de tanto llorar. Ningún método que intensifique la angustia y la lejanía corporal de los adultos a cargo puede ser positivo.

Los chicos necesitan sentir la cercanía del cuerpo de sus padres para estar tranquilos y a salvo en las noches difíciles, para la mayoría de los chicos todas las noches suelen ser difíciles. Se preguntaron los que inventan métodos para dormirlos lo más rápido posible por qué en general los chicos demoran el momento de irse a dormir y dan mil vueltas hasta lograrlo. Prueba de que para los chiquitos dormir es difícil, es la cantidad de recursos a los que se apelan para extenderles un poco el rato de sueño, desde ponerles una prenda de la madre impregnada del olor de ella, acomodar relojes marcando el tic tac bajo el colchón de la cuna asemejando el ritmo cardíaco de las madres, pasarles audios con sonidos de arrullos de mar (está comprobado que el sonido que los fetos escuchan en el útero materno es muy similar al del mar), hasta máquinas mecedoras que combinan varios de estos efectos.

Para muchos esta forma de ver este fenómeno puede parecer exagerada, no me importa.

Otro de los argumentos para sostener la posición que dice que los chicos tienen que aprender a dormir solos lo antes posible, es el del cuidado de la intimidad de los padres. La verdad es que la conservación de la sexualidad de los padres no depende de que los chicos duerman solos. En la mayoría de los casos el sistema de la pareja se ve amenazado con la llegada de los hijos, incluso con hijos que duermen en un cuarto aparte toda la noche. La supervivencia del erotismo de la pareja depende de que los adultos sepamos encontrar modos de tener intimidad actualizados a los requerimientos de la crianza de hijos chiquitos. Es la nueva distribución de energía que hay que aprender a hacer, las cantidades sorprendentes de amor y de demandas que aparecen con los hijos las que hay que poder equilibrar y acomodar y esto en general nos moviliza demasiado a todos.

8 comments:

  1. Anonymous11:12 AM

    hola ximena,descubri tu blog hace poco.fue recomendacion de mi esposo.Si bien no tenemos hijos aun creo que lo que hablas del dormir de los niños en algun lugar de mi va a quedar y espero que retorne cuando lleguen...!! gracias.claudia.

    ReplyDelete
  2. Hola Ximena, me encantó tu mirada sobre el Duérmete Niño. Yo me cansé de defender la misma postura cuando Ramiro era bebito (hoy tiene casi tres años), y muchas noches me costó sostenerla, pero lo hice. Y, si ves el bosque detrás del árbol, el período de"sacrificio" es realmente corto. Cuando los chicos crecen evolucionan, y si les hiciste todo el upa que necesitaban y si los atendiste cada noche que te llamaron, con el tiempo se independizan; ni te piden upa ni te buscan de noche. Al final, en un rincón de tu corazón terminás añorando esas épocas en que físicamente te necesitaban tanto.

    ReplyDelete
  3. brunasivero@hotmail.com4:53 PM

    Hola, soy Bruna. Llegué del súper con mis tres hijos, y mi Emilio (mi marido) habìa llegado a tu blog por el de alejandro. Me pidió que leyera el comentario de Duérmete niño.
    Después de 10 años de casados, y de numerosas equivocaciones y numerosos aciertos en la crianza de Justo, Lola y Juana; seguimos enamorados y vamos a estarlo eternamente. Somos cinco enamorados de nosotros mismos.
    Gracias por escribir exactamente lo q pienso acerca de uno de los tantos temas q abarcan la crianza de un hijo con amor y paz. Beso.

    ReplyDelete
  4. padredegucho9:06 PM

    acá somos clientes de faingold también.

    Mi mujer duerme a mi hijo de año y medio a upa todas las noches.

    cdo te vea en croxi te saludo.

    ReplyDelete
  5. ¡Qué bueno todo!,

    tal como dice Gabriela yo creo que los niñitos que fueron muy tenidos a upa crecen independientes, y lo hacen con confianza y seguridad,

    dale saludame en Croxi padredegucho, y duérmanlo en brazos si les gusta, yo con el de casi 4 ya no puedo hacerlo, asi que aprovecho con el pequeñín,

    gracias por los aportes

    ReplyDelete
  6. Anonymous7:47 PM

    Ximena, si hubiera leido antes tu comentario no hubiera tratado de aplicar el método de duérmete niño. Resultado: mi nena lloró 49 minutos inconsolablemente, cuando decidí tomarla en brazos rompí en llanto al verla que sufrió todo ese tiempo y que solo en dos minutos de tenerla junto a mí se durmió. Soy una burra, pero así se aprende. Bye

    ReplyDelete
  7. tranquila amiga, que lo importante es que la hayas podido levantar y dejarla dormirse a upa tuyo, le hiciste saber que tus brazos están para ella. Un beso.

    ReplyDelete
  8. Anonymous6:08 PM

    hola ,soy mexicana tengo 2 hijos uno de 7 y una de 3 meses la vida se me complica con el comenzar de nuevo ya queambos son muy diferentes desde bebes pero vi tu blog y entendi quesolo lo que quieren es sentirte y que tu estas ahi pero regreso a la realidad y tengo que atender al otro y sus necesidades y ahi ya perdi el sueño . pero bueno la vida sigue.gracias

    ReplyDelete