Monday, November 24, 2008

¡¡bienvenido lunes otra vez!!

Empezar la semana después de un fin de semana agotador es un placer absoluto.

¡Qué necesario es tomar aire en soledad!,

es como sacar la cabeza después de haber buceado un largo entero y ¡ahh! respirar.

Hay un momento en el que los tres chiquis juntos me inundan.

Hay muchos momentos en verdad en los que se juntan las necesidades, los pedidos, las miradas, las ganas de cosas y no sé para dónde apuntar...,

y siempre hay algo que se me escapa, y ¿para qué dije tal cosa?, ¿y por qué reaccioné asi o asa o ase?... y qué se yo...

.... hago lo que puedo, lo que puedo,¡¡¡lo mejor que puedo!!! y eso no alcanza para sentir que sale bien, porque pasa que a veces las cosas no salen bien y no salen bien y ya...,

.... no salió bien y no solo no es grave sino que está bien que no salga todo bien porque todo bien no existe, porque no es real,

¿qué parte mía se pone tan pelotudamente idealista y exigente que para lo único que me sirve es para sentirme mal?

¿de dónde saqué que siempre tendría que poder hacer las cosas bien?

Si la vida es perfecta en su imperfección.

Entonces dejémonos un poquito en paz.

Hay findes que salen tan bien y otros tan encarajinados, programas no del todo elegidos, planes exigentes, intentos de conciliaciones que no se logran, bueno...

¡bienvenido lunes, comienzo, semana llena de cosas que me gusta hacer!

Hoy no me interesa para nada la conversación que escucho de estos señores que dos mesas más allá toman cafe y se quejan de todo un poco en voz muy alta.
Otros días me re engancho con charlas de gente que anda alrededor.
Me interesa mucho todo lo que tenga que ver con las relaciones humanas, otras coyunturas, otras experiencias, distintas formas de encarar, de mirar los hechos. Siempre descubro cosas.

Está bueno mirar para afuera, aunque a veces se hace difícil, sobretodo en esas etapas de ensimismamiento, en las que nos cuesta mucho pensar en algo más que en lo que nos está sucediendo, justo cuando mejor nos vendría poder mirar para otro lado, dejar de observarnos a nosotros mismos. La adolescencia es muy asi.

Crecer es poder mirar más el mundo y menos a uno.

Se puede hacer como ejercicio. Salir a la calle y caminar un poco, viene bien.

Tomar aire, luz, la vida afuera en todo su despliegue, caótico, qué importa, la vida misma.

Hay dos acciones que considero absolutamente terapéuticas: caminar y escribir.

Pasan tantas cosas en el transcurso que difícilmente no veamos más colores.

Agrandar la paleta, encontrar matices, probar nuevas mezclas.

¡Veo vestidos de verano tan lindos!.

También veo cochecitos con niños por todos lados y me interesa mucho observar las distintas actitudes de los chicos, es un flash mirarlos. Algunos van super relajados patas para arriba, otros van mirando algo re concentrados, algunos no largan su juguete o su galletita, están los que van lloriqueando y molestos, los que se nota que conectan con su alrededor, los que están más en su mundo.

Los veo pasar y me preguntó en qué están, qué sienten, qué les pasa, tantas cosas...

10 comments:

  1. ESA ES LA PALABRA EXACTA " ENCARAJINADOS " Tuve un finde encarajinadisimo....Se me fue de las manos todo, hasta la paciencia. Pero como decimos al final del dia - quien me mando a creerme que todo me tiene que salir super bien ??? -
    Al fin la encontre.... ENCARAJINADO !!!!!
    Un beso encarajinadito.
    Una Monica super encarajinadisima.

    ReplyDelete
  2. Cómo entiendo tu necesidad de soledad después de días enteros escuchando "Ma" "Mami" "Mamá".
    A mí me pasa que cuando mis dos hijos van al colegio recupero mi tranquilidad para hacer lo que me gusta y cuando vuelven ya estoy con las pilas cargadas y feliz de volver a verlos.

    En cuanto a cómo se ve la realidad, hace 3 años me mudé a México y el enfoque es distinto, ni mejor ni peor.
    Al principio me costó mucho, pero de a poco fui aprendiendo a tomar lo bueno y disfrutarlo.

    ReplyDelete
  3. marce8:23 AM

    Bueno...cuán identificada me siento con lo de la exigencia de que todo salga bien.
    Hay días que son caóticos por donde se los mire,donde cuesta mantener la calma.
    Hay dìas en que me relajo ,me suelto y digo,bueno,saliò asì ,no como yo querìa,y otros en que me desbordo,me enojo...
    Creo que lo que menos me banco es que en esos despelotados dìas ,mis niños estèn como "mareados",no sè
    Amo verlos relajados ,inquietos,movedizos pero relajados en su sentir...como saberlos contenidos.
    un abrazo

    ReplyDelete
  4. Te entiendo tanto Xime...
    y para sumar a las percepciones/ observaciones yo estoy alucinada con el aroma de los tilos!!

    ReplyDelete
  5. Como me sale decir ùltimamente: vivo enamorado y a las puteadas, la mezcla del deslumbramiento amoroso que los chicos despiertan con la dificultad de volverse un sirviente que satisface pedidos varias horas seguidas. Una extraña mezcla. Y cuando tomo distancia y no los veo un rato: ¡los extraño!

    ReplyDelete
  6. Me gusta como describis momentos por los que todas pasamos con tanta claridad. Pusiste las palabras justas a cuestiones que todas sentimos en algun momento...
    Me gustó el aporte linguístico de Moni..suena justo...

    Besos.
    Vero

    ReplyDelete
  7. amiga ,que sabia que te haces con la experiencia!!!

    como las olas cuando te revuelcan que no te gusta y llegás a la orilla todo machucado y con sal que te limpia ...
    y seguis amando y necesitando el mar!!!

    Xime tan intensa completa que estás, no solo tenés muchos niños que te necesitan y te esperan y reclaman y te exigen y te aman ,tenés un horizonte de amor muy grande !!
    te quiero
    cincu!!

    ReplyDelete
  8. Conexión total con tus palabras, Xime. Hay momentos de todos los colores, de un sin fin de sensaciones, abruptamente cambiantes; así sucede cuando criamos, no? Esa entrega, aunque a veces agobiante, necesitada también de límites, hace que uno como padre/madre también crezca.
    Y tu SENSIBILIDAD es así, en mayúscula! Yo también amo ir mirando, descubriendo en los otros, escuchando historias, sintiéndome parte del resto.
    Un beso grande!!

    ReplyDelete
  9. Como me digo ultimamente: LO POSBIBLE. Hago lo que puedo (como una aceptación de la propia limitación). De dónde viene eso de tener que hacer tanto y a la perfección? Por qué me cuesta tanto soltarme a lo que trae el día?
    Hoy me pasé mirando a los bebés pasear en cochecito. Y nada peor que sacar a Luz cuando no durmió bien su siesta. La mía era la que iba protestando por el shoping y sólo a upa me permitió mirar un poco la librería.
    Me quedo con el aroma de los jazmines.
    Besos!!!!!!

    ReplyDelete
  10. Qué claridad para explicar y hacerte entender. Es que tenés tres tiranitos que no dan tregua, es muy cansador.

    Tus momentos son oxígeno mental puro. Yo no me daba cuenta en su momento cuánto lo necesitaba y por jugar a la perfecta, terminé derrapando.

    Bien por vos.

    ReplyDelete