Tuesday, September 18, 2007

Tan de la vida y tan nuestros también

Me encanta cuando estando con ellos pierdo la noción del tiempo, jugando o paseando por el barrio parando mil veces según sus inquietudes, derrepente miro el reloj y siento que estuve en otra dimensión por un ratito.
Nos visitan personajes fuertes, ágiles, poderosos que hacen pruebas. Aparecen canciones, alguna palabrita nueva siempre da vueltas, y cómo hacen los perritos y los gatitos, y batman y buzz-lightear que viene del cuadrante gama y nos reímos porque le decimos que "ya lo sabemos Buzz lo dijiste mil veces" porque es una de las cosas que el muñeco repite cuando le apretás uno de los botones.

Me gusta cuando Andrés me dice "qué buen plan que hicimos mami, me encantó" y disfruto cuando Bruno sonríe de alegría y nos muestra que él también está feliz señalando los "aut.." (autos) y pidendo "ama" (caramelos) que su hermano a esa edad no sabía ni que existían. Pero es que todo es tan distinto para el que tiene un hermano más grande.


Hace unas noches que empezaron a dormir en el mismo cuarto, se ponen tan contentos cuando llega el momento de acostarse, se entusiasman, se rien como nerviosos, compinches, tardan tanto en dormirse que yo cansadísima me embolo demasiado y no puedo creer la paciencia que hay que tener noche a noche para transitar ese ritual de la dormida.

Después los veo y me conmuevo, son una maravilla, despatarrados, con los brazos abiertos, respirando hasta el fondo, entregados, profundamente dormidos y me siento tan afortunada de tenerlos, de poder compartir con ellos ese momento previo de entrega al sueño, y siento que quiero ser mejor y honrar cada día más esos ratos que les lleva ir creciendo.

Crecen tan rápido, nos hacen tan felices, son tan inocentes, tan suavecitos, tan amorosos, tan de la vida y tan nuestros también.

5 comments:

  1. Me pasa lo mismo que a vos. Es tan importante compenetrarte en su mundo para entenderlos. Para ellos dormir es una pérdida de tiempo. El universo es tan atractivo!

    ReplyDelete
  2. Cris M7:11 PM

    Hola Xime, cuanta ternura en tu vision, y que linda descripcion! Igual me colgue con el post anterior... muy lindo, hace pensar, hace releer, hace sentir las ganas de leer mas, hace sentir... Besos!

    ReplyDelete
  3. andrea7:56 PM

    Xime: queria contarte que de tu mail salté a esta parte del blog y te escribo aca.Me emocioné mucho leyendo en " mis amores" tu relato de las noches , el laburo enorme de cada noche para que Martin se duerma y después las despertadas nocturnas. Todo eso al otro dia se disipa al verlo, interactuar con él o escucharlo decir como hoy antes de dormir, martes, dia de guardia de Gustavo. Mami:" me gusta estar con vos sólo, sin papi"( en una muestra morfable de su edipo). Me emociona aún mas lo que decis de Bruno y Andi y pensar en Martu y su futuro hermano o hemana.Aprovecho este espacio de diálogo hermoso que abriste para contarte que estoy embarazada!!!!.Te mando un beso grande.
    Andre(mamarrachas)

    ReplyDelete
  4. Andre ¡¡FELICITACIONES!! qué linda noticia, te mando un beso enorme, y gracias por compartir con tu emoción mi emoción.

    ReplyDelete
  5. María7:16 AM

    Hola, Xime. Como siempre muy interesante el blog. Leo este texto y las preguntas y respuestas van y vienen en mí. Porque en definitiva creo que con un hijo todas sus experiencias resignifican nuestra existencia y la hacen más feliz a medida que nos regalan un nuevo día, momento y descubrimiento junto a ellos.
    Tengo una pregunta/duda/consulta/intercambio.
    Mi bebe de dos meses y medio, vive en la paz de nuestro hogar, que esta ubicado en una zona de quintas, con perros, gato, arboles y pajaros. Rodeado de música, y con celulares y telefonos que suenan producto de nuestro trabajo. Sin embargo, cada vez que lo llevo al centro a hacer un tramite o al médico, vuelve ALTERADO. Llora con miedo, no se quiere dormir aunque esta cansado y solo quiere mis brazos. Yo tengo mi propia teoria, pero me gustaría una palabra tuya, si tenes un momento. Gracias. Y un beso.
    María

    ReplyDelete