Sunday, September 09, 2007

avatares de la vida cotidiana

Últimamente me cuesta encontrar lugares donde estar tranquila. Estaba feliz hasta hace un minuto. Los bañé, almorzamos, jugamos un rato, lo dejé a Bruni durmiendo una siesta y a Andi viendo una peli. Logré conectarme bien en este bar, tuve que pedir que bajaran el aire porque me moría de frío, me hicieron el favor. Está todo bien, me estaba invadiendo una sensación de felicidad y calma que necesitaba... hasta que... la radio suena terroríficamente, y como si esto fuera poco, se escucha el partido de fondo que se vé en una pantalla que puedo no mirar pero no puedo dejar de oír. ¡¡Qué bronca!!, ¿qué hago?, ¿me voy a otro bar?, qué fiaca, ¿intento abstraerme?. En este contexto me cuesta leer, escribir, pensar, navegar. ¿Por qué hay épocas en las que se hace tan difícil volver a uno, a los espacios propios?, y no alcanza con verlo, concientizarlo, no creo que sea casual, ¡qué bronca me dá!, no lo estoy logrando. Estoy como tomada por las circunstancias.

En esta divina máquina nueva pasa algo que no sabemos resolver: uno está escribiendo y de golpe salta a un renglón anterior y sigue escribiendo en cualquier parte, deshaciendo la lógica del texto, entonces hay que borrar, volver, seguir... y bue... ¿qué más les puedo contar?... avatares de la vida cotidiana, por épocas difíciles de sobrellevar.

8 comments:

  1. No queda otra que enfrentar los avatares de la vida, pero eso si, con altura.

    Saludos

    ReplyDelete
  2. Respirá.
    En estas situaciones, respirar te hace volver a vos.
    Beso.

    ReplyDelete
  3. Anonymous1:13 PM

    No sé si es posible abstraerse del relato televisivo, falsamente excitado, de los partidos de fútbol.
    Para refelxionar: la escasez de lugares amigables para la psique.

    ReplyDelete
  4. Buenos consejos, gracias chicos.

    ReplyDelete
  5. Y compartirlo también me parece una buena forma de sortear esos avatares, momentos donde todo te supera. Siempre surgirá algo que te muestre por donde sigue el camino. Ayudas.
    Y Respecto a lo que decís del teclado de la notebook, te tiendo mi mano, pasa porque la parte del mouse que no es mouse, el cuadradito tactil ese, es supersensible y al rozarlo te posiciona el cursor donde quedó ubicada la flechita. Solución: simplemente tomate la costumbre de dirigir la flecha a un extremo inferior de la pantalla, así cuando lo acciones sin darte cuenta no te afectará a lo que estás haciendo.
    Un abrazo! Y cada vez más nutritivo tu blog, gracias.

    ReplyDelete
  6. Gracias Maxi, siempre presente a la hora de resolver problemas tecnológicos, y gracias por lo que me decís del blog que ultimamente lo tuve medio abandonado. Un beso.

    ReplyDelete
  7. Un genio este Maxi, che.
    Y es verdad, se te extrañaba. Suerte que volviste, me gusta mucho leerte.

    ReplyDelete
  8. Gracias Laura por tus presentes coments. un beso.

    ReplyDelete