Wednesday, March 30, 2011

postre de sensaciones

Esa idea que tenía de que este año, que como ya sí los 3 van a la escuela, entonces yo me iba a sentir más aliviada en mis tareas maternales... no se aplica.
Es más, por momentos creo que es casi al contrario, estos días siento eso, era más posible mi organización personal teniéndolos en casa.

Se dice por ahí que es hasta que los tres coincidan en la primaria, cosa para la que todavía falta bastante.

Lo cierto es que este año coinciden en muy pocos horarios y actividades. Cada uno está en un ciclo diferente. Y a eso le sumamos cumpleaños, invitaciones de amigos, futbol, taekwondo, plaza...

Estoy asustada. Cómo voy a hacer? No me alcanza la agenda, se me superponen los horarios, hay un par de veces por semana que tendría que estar en dos lugares a la misma vez si quisiera ser yo la que los acompaña.

Ayer en un momento me angustié. Los ratos que me quedan libres son tan acotados, enmarcados por horarios de entradas, salidas, llevadas, traidas, buscadas... qué difícil!

A la vez creo que le iré encontrando la vuelta, como hacen tantas madres. En algunas situaciones estaré más presente, en otras contaré con ayuda... pero en principio me toma una sensación de desborde, de que es demasiado, de qué no me da la cabeza para hacer y re hacer una y mil veces una agenda de actividades que convine lo de todos y además me deje liviana y satisfecha.

Hoy pensé que tendría que tener una agenda que en cada horario tuviera más renglones, o más de una agenda, o una secretaria.

Además me gusta ser mujer, deseo y necesito mis salidas y mis momentos con mi marido, nuestra vida social, nuestros encuentros extra familiares.

No sé... estoy entre anonadada, preocupada, confundida, atraída por el desafío, angustiada por la finitud de nuestra humanidad que tiene que elegir a cada paso que dá, esperanzada.

También me da mucha alegría y me colma de satisfacción verlos creciditos, desplegando sus personalidades de personitas empezando a ser personas de mundo extra hogar... ay me re emociona!!.

La sensación de ciclos cumplidos, de que vamos hacia nuevas aventuras, me entusiasma.

Verlo a Felix salir de su sala con la mochilita colgada diciéndome casi estereotipadamente "estoy muy cansado" para que le dé su chupete y su trapito.

Y a Bruno en sus clases de futbol haciendo acopio de fuerza y autoestima, iluminado por la felicidad de apropiarse de sus posibilidades.

A Andrés plantéandome que no va a ir a natación, que va a elegir taller de música porque este año él con tres amigos están armando una banda!!!!!!!!!!!!!


Y yo queriendo encontrar un par de horas para ir a la pelu a arreglarme los reflejos, descubriendo que desde que cumplí 40 cada vez que me miro la cabeza veo una nueva cana, que por suerte como uso mucha vincha y pañuelo zafa...

además hasta me sorprendí a mi misma sintiendo que no me disgusta tanto el tema de las canas, hasta me divierte un poco, de repente me hacen sentir grande y le encuentro un gustito a la sensación de estar crecida, casi que lo disfruto,

imaginé que me podría hacer la re hippie canosa de pelo largo,

obvio que también por momentos me cuesta asumir el cambio en el cuerpo que traen los años, no estoy ni un poco tan superada y me encantaría bajar los kilos de más que nunca perdí después del embarazo de mi último hijo...

pero en el fondo siento que está bien asi, que por qué hay que ser a los 40 y después de haber tenido tres hijos, como cuando era a los 30 sin saber lo que era un embarazo o la voracidad de los puerperios y las lactancias?.

Esta noche que estoy sola en casa con los chicos ya dormidos, él de viaje de trabajo, y adoro esta sensación de la noche para mi... siento fuerte qué lindo que es poder disfrutar este estar conmigo...

pero desde ya que no se me pasa ni por un segundo que este rato tan gratificante está auspiciado por la riqueza de tenerlos en mi y más allá de todo, para siempre.

15 comments:

  1. Te vuelvo a entender perfecto, Xi. Es más, comenzamos a sintonizar aún más en las sensaciones que genera el ritmo vertiginoso que se impone. Mis hijos son más grandes, pero ahora también cada uno está en un nivel diferente (primaria y secundaria), y se complican los horarios y el traer y llevar, aunque el mayor ya se mueve más Igual, aparecen nuevas cuestiones por su "autonomía": ayer, por ejemplo, perdió su celu camino de vuelta a casa, que lleva para estar comunicados por sus cambiantes horarios, justamente. Desde ya,al segundo recurre a mamá para encontrar la solución... y mamá está ayudando a su hermana de casi 8 con sus tareas, y preparándola para ir a inglés...¡Cómo se hace para estar en todo?
    Él quiere quedarse charlando con sus amigos a la salida del cole, lo cual es esperable como evolución en su socialización de esta etapa, y yo estoy esperándolo para compartir el almuerzo, porque después me voy a trabajar en la única banda horaria que pude ocupar para poder estar presente y ayudarlos con sus cosas: es que cada uno, a su modo, siguen necesitando presencia.
    Lo mejor,me parece, tomarlo con calma, una cosa a la vez: "Cuando el carro se pone en movimiento, los melones se acomodan solos"...
    Y sí, el sentimiento de angustia, de desborde,de no poder con tanto, es parte de esto: es bueno expresarlo. También es bueno darse cuenta de que es bueno desbordarse por la demanda de sus presencias en nuestras vidas, que aportan, enriquecen y les dan sentido profundo a nuestra existencia.
    Pero la peluquería, la depiladora y el shopping se empiezan a postergar un tanto... Será cuestión, como vos decís, de asumir los 40 así, con un espíritu más hippie y menos "tengo que estar perfecta": y todo bien! Es el look "mamá"! Podríamos intentar imponerlo, no?
    Aunque temo que fracasaríamos rotundamente en el intento...

    Cariños de Fer.

    ReplyDelete
  2. Xime yo fui muy feliz cuando mis niños tenían las edades de los tuyos. y eran cuatro, pero también me pasñe de rosca. no quería perderme nada, verlos crecer, disfrutarlos, pasear, estar presente, llevarlos, buscarlos, que tengan las mochilas completas, firmar permisos, ser mujer, ocuparme alguito de mí, cuidarles, estar cuando se enfermaba..y quebré. un día quebrá: maldormida, angustiada, sobrepasada. y aprendí mucho. si no estás bien, no podés cuidar. hay que cuidar al que cuida.
    por eso te sugiero que trates de delegar poquitas cosas, las posibles, algunas llevadas, conocer madres (me costo mucho a mí) con las que puedan ayudarse, que un día por semana se ocupe de algo la abuela (no como una obligación, sino como una salida especial) y así, entre varias, se va tejiendo una alivio que muchas con hijos a esas edades, necesitan.

    beso grande. sos una súper mujer, y una enorme mamá.

    ReplyDelete
  3. Anonymous6:04 AM

    Que belleza de reflexión final!!!!
    yo pasando la etapa de dejar a mi bebe e irme a trabajar, con mi cuerpo destonificado de no ir hace rato al gimnasio, el pelo acorde a no ir a la pelu hace un monton!!!
    pero con la certeza de que no cambiara absolutamente nada de lo que me regalo el universo, tratando de cuidar el presente ya que una vez leí que es lo único que nos va a acompañar hasta el fin de nuestros días
    saludos y cariños!

    ReplyDelete
  4. Me hiciste recordar esa época en que deseaba que el día tuviera 40 horas y así todo no me hubiera alcanzado.
    Siempre lo digo fue agotador, pero en el transcurso de mi vida fue una pequeña y bellisima fracción.
    En ese momento pensamos que va a ser eterno, pero no.De a ratos nos angustia, pero antes de lo pensado volves a tener tiempo para ir al gimnasio, para teñirte, para leer, para todo lo que deseas.
    Me alegro haberlo vivido así a las corridas pero con alegría
    Con ellos o sin ellos envejecemos igual y no es tan malo con esos años que le dispensamos los vemos transformados en hermosos hombres compartiendo desde otro lugar sus propias vidas con nosotras.
    Es muy emocionante!!

    ReplyDelete
  5. Hola Xime; leo tu comentario y por momentos empatizo muchísimo. Recuerdo cuando a nuestros tres hijos los teníamos en colegios diferentes (Fiore en primaria, Ian en el Jardín y Sophie en el maternal), la de vueltas que había que hacer..., ¡qué despelote!

    Ahora están los dos más chicos en la primaria (y Fiore en cuarto de Bachiller) y es diferente la situación. La verdad es un alivio tenerlos en el mismo cole y a los más chicos en la primaria. Ya en sala de preescolar comienza a cambiar las cosas, pero cuando empienzan la primaria cambian mucho más. Igual, tiempo al tiempo, después surgen otras exigencias, siempre las hay, pasa que hay algunas que son más llevaderas que otras.

    Ok, me hiciste sentir bien con este posteo, lo que te pasa a vos nos pasa a todos en mayor o menor medida si tenemos 3 chicos.

    Con respecto a las canas y los kilos de más (ja, ja, ¡igual que Marce!). Yo le digo a mi mujer: para mí ahora es cuando mejor estás (!), tu estado actual me resulta sumamente erótico.
    Lo mismo debe pasar en tu pareja, Disfrutá los chicos, por más laburo que den y disfrutá de tu vida que está re-buena.

    Un cariño grande!
    Deli.

    ReplyDelete
  6. Sofía1:44 PM

    Querida Ximena: cuesta de llevar pero está bien que los retos nos superen! Que la vida nos recuerde constantemente que es ENORME, tanto por vivir, imposible abarcarlo todo...Sigue dándole, está bien así!
    Beso grande desde España!

    ReplyDelete
  7. Ximena, me encantó toparme de la nada con tu Blog!
    Yo tengo apenas un hijo, y no sé cómo haría con tres! Lo tuyo, para mí, es admirable!
    Coincido, eso sí, en que estoy casi en los 40, y en esa sensación de volverme la hippie canosa, de pelo largo... y me imagino mochileando en unos años por el mundo con mi hijo... que a esas alturas estará de novio, supongo, y se irá de mochilero con ella!! ja ja, no conmigo!
    Pero bueno, mirá vos, tantas cosas en tu agenda, y sin embargo, la magia de la vida, no sé cómo, le agrega horas al día para que te armes un Blog, precioso, y lleno de dulzura maternal!
    Saludos!

    ReplyDelete
  8. Divino el post y divinos los comentarios!!!
    tan tan tan así.
    Te entiendo y me siento muy reflejada en tus palabras.
    Besos!!!!!

    ReplyDelete
  9. querido todos gracias!! una vez más es tan bueno recibir la retroalimentación de los que sintonizan con lo propio y pueden brindar testimonios y palabras de apoyo y acompañamiento, que es tan fundamental para sostenerse en los tiempos de crianza, caricias para el alma.

    ReplyDelete
  10. ... translucís que el "entrar y salir con el ritmo de TU propia canciÓN" se recrea en vos cada momento y revive tu propio pulso BiEn cotidiAnO!!

    cada ves mas real mas vivo, mas sabio...
    reverdecer, en pleno otoño...perO hacia adentrO...

    un abrazo fuerte!

    ReplyDelete
  11. El tetris de los horarios le llamo yo a lo que describis al principio del post.
    No se si hay momento en que todo se estabiliza por completo..A mi me sirvió poder darme permiso para no estar en alguna de las cosas que queria estar, no culparme y entender que tengo un límite real y que no puedo estar en dos lugares a la vez aunque quiera. Los chicos lo han entendido también. Creo que son momentos, el tetris finalmente ira encajando...suerte en la tarea Xime !! Beso grande.. (Y gracias por lo del libro)
    Vero

    ReplyDelete
  12. Xime: Se te extraña!!!
    Un abrazote

    ReplyDelete
  13. es la oportunidad para comenzar a soltar poco a poco, para entender como de este modo dejamos de querer abarcarlo y controlar todo, que tiempo antes cuando los hijos eran tan chicos "parecía" vital...así cada uno en sus nuevas actividades van desplegando alitas para volar...mientras nosotras aprendemos la importancia de no estar "siempre"..

    ReplyDelete
  14. Pato amorosa!! beso grande!

    ReplyDelete
  15. Pato amorosa!! beso grande!

    ReplyDelete